Sin categorizar

OTRAS COORDENADAS 22. Cambio de chip. Por Hugo Luengo

Quiero compartirlo en redes

O lo que es lo mismo cambio de sistema operativo. La situación económica española arroja serias dudas sobre la viabilidad actual del sistema, que en comparación a Europa y al hoy mundo globalizado, se vuelve aún más complicada. España ofrece síntomas de un claro desequilibrio competitivo, que por expresarlo gráficamente, lo centraríamos en la clara distorsión entre “lo público y lo privado”, hoy no sólo insostenible, sino convertido en el mayor obstáculo para superar la crisis. Dos imágenes expresivas de esta situación, dos Leyes Económicas, dice la Curva de Laffer, que las recaudaciones fiscales tienen efectos contractivos a partir de tipos medios del 40%, que haciéndola extensiva al gasto público, hoy sobre el 50% en España, implicaría entender hoy contraídas las recaudaciones fiscales. Dice a su vez la Ley de Friedman, que hacer cualquier cosa le cuesta al Estado entre un tercio y el doble, que lo realizado por la iniciativa privada.

Baste para ello referir que en España y Canarias, la plaza escolar pública cuesta el doble que la concertada, la cama sanitaria en torno al 40% de la privada, y el empleo público se paga en términos medios en ratios análogos. Cuando se dice “sanidad y/o escuela públicas y gratuitas”, se ofrecen dos errores, el primero la supuesta universalidad de dichas prestaciones y el segundo su gratuidad, cuando cuesta el doble y es pagado mayoritariamente, vía impuestos, por las clases medias más productivas del sistema.

El mundo del empleo ofrece lecturas aún más desequilibradas, aun cuando las nuevas regulaciones vayan por el buen camino, en todo aquello que nos acerca a Europa y a la economía global. El mundo sindical es el paradigma de este desequilibrio, en buena medida responsable de los más de 5 millones de parados y de la reconversión de un sistema derivado del “modelo mussoliniano” de relaciones laborales de la postguerra, hoy inmantenible en una sociedad globalizada. Además financiado mayoritariamente con los impuestos de las clases medias que lo soportan, al igual que las estructuras empresariales y un largo rango de entidades terceras, que deberán entrar en el mercado de la libre competencia y ser financiadas por sus asociados y/o por los servicios que prestan.

El sistema de empleo español sigue también manteniendo dos situaciones insostenibles, la dualidad, que expulsa del sistema a los más jóvenes, prima antigüedad sobre capacidad o mérito y el sistema de financiación del régimen de seguridad social, soportando básicamente con las cuotas empresariales, que la vuelve incompetente y aboga a las empresas a mantener costes que en la economía global no soportan los países más dinámicos. Se exigiría cambiar cotizaciones a la Seguridad Social y reducir Cuota de Impuesto de Sociedades, por IVA y al mismo tiempo.

Otro mito, la “economía sumergida”, que no es otra cosa que la expresión del desequilibrio del sistema. En Europa el nivel de desempleo y de economía sumergida son análogos. En Alemania en torno al 8%, en España el 23% y en Canarias el 31%. Sólo se corregirá sistémicamente el paro equilibrando el sistema en su conjunto, las demás medidas serán anecdóticas.

En la actual situación de desequilibrio, no debe asombrarnos la reacción de los sectores más desfavorecidos ante el riesgo de desprotección. Deberá el estado garantizar los mismos para los más desprotegidos, una red que impida la acelerada “depauperación de las clases medias”, al tiempo de reequilibrar el sistema, que nos llevará necesariamente a introducir mecanismos de reequilibrio en la educación, la sanidad y el empleo, que pasan por reequilibrar lo público a favor de lo privado y de lo social.

Ofrece Canarias hoy, su crisis agudizada por esta lectura a la defensiva, aumentando la escora hacia lo público y dejando desprotegida a buena parte de la población. Canarias ha expulsado desde el 2008, a los 30.000 profesionales jóvenes mejor formados, arquitectos, ingenieros, y carreras médicas y paramédicas. Sigue legislando a la defensiva, contra la legislación Europea de Liberalización de Servicios y lo que es más preocupante, sin acercarse a valorar y decidir sobre las causas del fenómeno y sus soluciones reales.

 

Hugo Luengo. Urbanista y Arquitecto

 

Publicidad

Consejería Bienestar Social

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Gente del Medio

Publicidad

Página Web Corporativa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Objetivo La Luna (Programa Radio)

Publicidad

EBFNoticias en:

EBFNoticias en:

EBFNoticias en:

Compras

El Mundo que conocimos (Radio)

Donaccion (Programa de Televisión)

Sentir Canario Radio

Webserie Laguneros (Youtube)

Webserie Laguneros Emprendedores

Prensa Digital

Publicidad

Homenaje al Grupo XDC

Publicidad