Comunicación SOCIEDAD

COMUNICACION. 2011, un año nefasto para la Libertad de Prensa en el mundo

Elblogoferoz. El informe de Reporteros Sin Fronteras 2011, sobre la situación de la libertad de prensa en el mundo demuestra, por desgracia, que el panorama fue peor que el del año precedente. Aumentaron los asesinatos de periodistas, las detenciones, los procesos judiciales contra profesionales y medios, y también el acoso y la presión de muchos gobiernos sobre la información. El crimen organizado y el narcotráfico, además de los grupos extremistas religiosos, se han convertido asimismo en un enemigo de primer orden contra la libertad de prensa en general y los periodistas en particular.

Periodista y ejercer el derecho a la información: alto riesgo. Y además muy peligrosa en numerosos lugares del planeta. En este Informe se recogen los asesinatos, agresiones, amenazas,  presiones y  deportaciones de periodistas (y blogueros e internautas de los países donde no hay prensa libre) de los que RSF ha tenido noticia y ha podido comprobar por sus propias fuentes. Igualmente se recogen los ataques, cierres, suspensiones o amenazas contra los medios de comunicación, y también los procesos judiciales en marcha contra periodistas y medios. También  presta atención a la información sobre desarrollos legislativos en aquellos lugares  que suponen una amenaza para la libertad de prensa.

En los 110 países que figuran en el Informe de 2011, hubo 97 periodistas  asesinados (en el barómetro de RSF solo se contabilizan los 66 periodistas  en los que ya ha quedado demostrado el móvil profesional en el crimen).

Hay que reseñar, además, que durante el año 2011 fueron detenidos 1.044 periodistas mientras cumplían su labor de informar. La mayor parte de las veces fueron detenciones cortas, casi siempre intimidatorias, pero en otras muchas los procesos fueron adelante y al menos  171 periodistas (114 se añadieron a los ya encarcelados) terminaron el año en prisión cumpliendo una condena, o en lugares secretos a la espera de juicio o acusación. También hay encarcelados 129 internautas y blogueros.

El periodismo no puede ejercerse libremente cuando se trabaja amenazado y RSF ha podido comprobar, al menos, 2000 amenazas directas sobre periodistas durante 2011. Las amenazas llegaron la mayor parte de las veces de las autoridades y/o la policía, pero también, cada vez en mayor medida, de las guerrillas y bandas organizadas del narcotráfico.

También se contabilizaron al menos 45 ataques (a veces con armamento pesado) y cierres definitivos o temporales de medios de comunicación.

La llamada Primavera Árabe provocó, en la mayor parte de los gobiernos afectados, un afán creciente de censura sobre todo a través de Internet y las redes sociales, que se descubrieron como vehículos de trasmisión de información de primer orden. Los acontecimientos en esos países, donde la sociedad mostró claramente su deseo de democratización, demostraron que la persecución sobre los medios y los periodistas no sólo no cesó, sino que en determinados casos fue en aumento: Libia, Egipto, Bahréin y Siria fueron  países altamente peligrosos para ejercer el periodismo, con un saldo considerable de profesionales asesinados, encarcelados, y agresiones de todo tipo.

Breve resumen por áreas geográficas. América Central y del Sur es en estos momentos uno de los lugares más peligrosos para ejercer el periodismo, fundamentalmente debido a la amenaza del narcotráfico que inutiliza,  paraliza o, a veces, infiltra, la acción del Estado; pero también por la corrupción creciente del poder político local, que no duda en eliminar a los periodistas o medios que estorban o desvelan sus manejos. Los países donde se agudiza el peligro son: México, Honduras, Perú, Brasil, Ecuador y Colombia, país que, no obstante, ha dejado lejos las escandalosas cifras de periodistas muertos de épocas pasadas.

En numerosos países de África la vida de un periodista vale poco y el mayor peligro viene, a partes iguales, de los gobiernos dictatoriales y corruptos, que no quieren ver publicadas sus prácticas, y de los grupos que aspiran al poder. El lugar más desolador para los periodistas en África fue Somalia, con Mogadiscio convertida en una capital letal, donde muchas veces fueron el blanco deliberado de todos los grupos en conflicto. Pero también fueron países altamente peligrosos, Eritrea (una de las mayores cárceles del mundo para periodistas), Uganda o Malawi.

En Asia es el integrismo islámico y su férreo control sobre la información la causa principal de la violencia contra los medios de comunicación. Pakistán se convirtió, según RSF, en el país más peligroso del mundo para los informadores, seguido de Irán, Irak y Afganistán. Pero no hay que olvidar los numerosos actos de violencia registrados en Filipinas, y el acoso constante y abrumador del poder en China sobre los medios en general y su férreo control sobre Internet en particular. En China es donde más periodistas (30) e internautas (71) siguen encarcelados.

En Europa, fue preocupante que un país como Hungría,  perteneciente a la Unión Europea,  aprobara una legislación de prensa claramente antidemocrática. O el feroz hostigamiento judicial a periodistas en Turquía, con su abusiva aplicación de la ley antiterrorista que envía a decenas de ellos a prisión, antes incluso de ser juzgados, lo que la convierte en la mayor cárcel de Europa para los periodistas. Pero los países más peligrosos para la libertad de prensa fueron Ucrania, Azerbayán y Bielorrusia, marcados por la represión a los movimientos de protesta prodemocráticos,  con duros ataques constantes a la libertad de información.

No todo fueron horrores. Berlusconi no pudo aprobar finalmente la “ley mordaza”; algunos países de África, como Níger, Botswuana , Mauritania o Mali, mejoraron sensiblemente su situación con respecto a la libertad de prensa; y algunos conocidos depredadores de la lista de RSF, se vieron obligados a abandonar el poder.