Comunicación Internet Juan Velarde La Gente del Medio SOCIEDAD Televisión

Negro futuro para el periodismo. Por Juan Velarde

No se trata de hacer proselitismo ni de creernos el último refresco en el desierto, pero lo cierto es que las declaraciones que ha realizado a 13tv el señor Manuel Campo Vidal sobre lo que tienen que hacer los futuros periodistas, que es básicamente buscarse la vida estudiando ingeniería, ponen el acento en que algo mal se debe estar haciendo desde los organismos responsables. Desde luego, cuando este comunicador dice sin esconderse que los estudiantes de periodismo no van a encontrar trabajo en lo suyo es como para echarse a temblar. Entonces, ¿qué futuro le espera a esa cantera? ¿para qué seguir teniendo abiertas tantas facultades de Periodismo?

Campo Vidal pone un ejemplo que, a priori, no está mal, que es que en España casi existe un aeropuerto por ciudad y que ya se ha venido a demostrar que no eran necesarios y que, por tanto, se están cerrando todos aquellos que se han abierto por capricho. Entiende que con las facultades de Periodismo pasa tres cuartas partes de lo mismo, que han florecido indiscriminadamente y ya no hay cama para tanta gente, como reza la famosa estrofa de aquella canción de la inolvidable Celia Cruz.

Sin embargo, en el análisis de Campo Vidal se echa de menos hablar en profundidad, por ejemplo, de la ausencia de un filtro necesario para evitar intrusismos profesionales. Hemos admitido como ‘animal de compañía’ que no sea necesario estar licenciado en Ciencias de la Información, que se tenga en cuenta la experiencia en medios de comunicación, pero por lo que no se puede pasar, bajo ningún concepto, es que se tengan a personas como Belén Esteban dando clases magistrales en una cadena de televisión, aunque cierto es que se trata de Telecinco y en la empresa privada, nos guste o no, cada quien hace lo que considera más oportuno.

Tampoco se le ha escuchado hablar de los sueldos, por lo general bajos o muy bajos (o incluso inexistentes, como el pago de piezas a 0,75 €). Digo yo que no se trata de coartar las aspiraciones de aquellos que quieren disfrutar de estar escribiendo una columna, haciendo un corte de radio o unos totales, pero sí de hacer un estudio de mercado a largo plazo. No podemos sacar hornadas de miles de periodistas al año, pero tampoco correr el riesgo de que pasen dos décadas y quedarnos sin relevos necesarios, que algo así sucedió con los anestesistas, concretamente con el asesinado Ernst Lluch, que cuando fue ministro de Sanidad dijo que sobraban a montones. El resultado final fue que años después había que traerlos de Europa porque aquí nos faltaban. Previsión, esa es la clave.