Sin categorizar

CORTO… Y CAMBIO. La ‘tontería’ del cuarto poder. Por Carmen Ruano

Que un accidente te deje inmovilizada la mano derecha provoca, inicialmente, un sentimiento de euforia: no puedes trabajar, no puedes hacer la cama, no puedes poner la lavadora y no puedes hacer la comida, lo que te convierte en una especie de Isabel Preysler, aunque con un séquito bastante más reducido y con tendencia a pedir pizzas para salir del apuro. Pero la sensación de euforia desaparece con rapidez, en cuanto compruebas que la ducha deja de ser placentera con un brazo envuelto en filme transparente.

El desánimo cunde cuando, además, constatas que no puedes llevar a cabo ninguno de tus hobbies y quedas reducida a un vegetal que se desparrama en el sillón a merced de la tele. Porque, amigos, el mando a distancia es algo que podemos manejar con cualquier mano y, si me apuran, hasta con el codo llegado el caso.

En ese estado depresivo y catatónico andaba frente al televisor, en parte porque ver tanto anuncio de colonias y perfumes me tenía casi mareada, cuando me topé con un spot de Movistar, que ahora nos vende las nuevas tarifas en plan asambleario, como si decidiéramos nosotros mismos. En el anuncio de marras, un hombre decía que él no se gastaba el dinero en tonterías, que el periódico lo leía en la peluquería.

Con un pareado facilón, el periodismo, en otro tiempo considerado el cuarto poder, quedó reducido a un asunto baladí, a una fruslería, a una chorrada por la que no vale la pena pagar dinero. Podría escribir hasta cansarme de las razones por las que la prensa ha perdido mucha de su credibilidad, del recurrente uso de las notas de prensa oficiales, del sometimiento a los gabinetes de comunicación, de la llegada de Internet, pero no se trata de eso. Se trata de que han despreciado un oficio –y a unos profesionales, miles de ellos en el paro, por cierto- por el que yo siento pasión y que aún tiene mucho que decir. Y lo han hecho en televisión ante millones de espectadores.

Pero a la compañía telefónica, al final, no le falta algo de razón. Ni una sola asociación de la prensa, en todo el país, ha pedido explicaciones. Debe ser cierto, pues, de que eso del cuarto poder es una tontería.

cruanovillalba@gmail.com

Etiquetas

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario