Cine Cultura Sin categorizar SOCIEDAD

CINE. «El Gato con Botas» / «Happy Feet 2» / «Arthur Christmas. Operación Regalo». El Cine de Animación de estas Navidades.

carátula

Manuel E. Díaz Noda.-

INTRODUCCIÓN

Está demostrado que la campaña navideña es el periodo ideal para estrenar películas infantiles, por encima incluso de la veraniega, pese a que en ésta los niños cuentan con más tiempo para ir al cine. Quizás se deba a que por estas fechas los padres recuperan un cierto espíritu infantil o que la ilusión de las fiestas hacen que acompañe mejor el humor. En ocasiones se trata de cintas dirigidas casi exclusivamente para los pequeños de la casa, aunque la cada vez mayor aceptación hacia el cine de animación por parte de los adultos está favoreciendo la producción de películas que buscan agradar a grandes y pequeños. De entre lo más destacado que nos han reservado estas últimas semanas debemos reseñar la llegada de “El Gato con Botas”, “Happy Feet 2” y “Arthur Christmas. Operación Regalo”.

ANTECEDENTES

el gato con botas 1

“El Gato con Botas” es una cinta largamente anunciada y esperada. Desde la presentación de este peculiar personaje, allá por 2004 en “Shrek 2”, Dreamworks Animation se percató de su capacidad de robaescenas, eclipsando en muchos momentos a los propios protagonistas de la franquicia. Gran parte del éxito vino determinado por la figura del actor que le prestaba la voz, Antonio Banderas, quien supo trasladar su carisma al personaje digital, marcando una inevitable identificación con otra de sus encarnaciones clave en el cine estadounidense, el Zorro. Inmediatamente se anunció un spin off dedicado exclusivamente y en solitario al famoso minino. Sin embargo, primero la compañía quería terminar de explotar los réditos de la franquicia madre, anunciando la producción de dos entregas más de Shrek antes del debut de El Gato con Botas como protagonista absoluto. El tiempo ha evidenciado que esto supuso una mala elección, ya que el nivel de calidad de las aventuras del Ogro Verde de la Dreamworks descendió de manera alarmante en estas nuevas entregas, especialmente la tercera. Esto produjo un paulatino desinterés por parte de la audiencia hacia lo que previamente había sido alabado como algo irreverente e innovador. De esta manera, la producción del spin off tuvo que vérselas de repente con este desgaste que bien hubiese podido socavar las posibilidades comerciales de la película. En cualquier caso, el estudio ha querido seguir apostando por el proyecto, esperanzados de que este cambio de personaje sirva para reactivar la franquicia, dejando la responsabilidad en manos de Chris Miller, uno de los habituales actores de doblaje del estudio, quien debutó en la dirección con “Shrek Tercero” (donde compartía crédito con Raman Hui), siendo “El Gato con Botas” su segunda película como realizador y la primera en solitario.

happy feet 1

El caso de “Happy Feet” es también particular y viene marcado principalmente por la figura de su director, George Miller. Reconocido principalmente por su labor en el cine de imagen real y dirigido a un público adulto gracias a títulos como la trilogía de “Mad Max”, “Las Brujas de Eastwick” o “Lorenzo’s Oil. El Aceite de la Vida”, Miller dio el salto al cine infantil con “Babe, el Cerdito Valiente”, primero como productor y después como director con la segunda parte (una secuela, por otro lado, mucho más adulta, compleja e inquietante que la primera entrega, lo que no favoreció precisamente a su éxito comercial). Los beneficios recogidos gracias al sector familiar y las dificultades para producir una nueva entrega de “Mad Max” marcaron a este cineasta una vía a seguir, aceptando el reto de dirigir su primera película de animación cuando Warner quiso apuntarse al carro del cine digital que tan buenos réditos le estaba dando a Pixar y Dreamworks.Con la primera entrega de “Happy Feet”, Miller logró un éxito en toda regla (ese mismo año Warner estrenó también “Ant Bully”, con resultados muy inferiores). Se ganó al público infantil con una trama repleta de canciones, bailes y personajes entrañables; conquistó a la crítica y al público adulto derivando la simpleza de la premisa inicial hacia una trama de fuerte trasfondo ecologista; y salió triunfal de la contienda con las principales empresas del sector, ofreciendo una película con una animación muy cuidada, donde el nivel de detalle, texturas y movilidad de los personajes resultaba asombroso.Tras este éxito Miller fue contratado para encargarse de llevar las aventuras de los superhéroes de la Liga de la Justicia a la gran pantalla, empleando las mismas técnicas de animación digital. La cancelación de este proyecto por las dificultades y los costes que entrañaba, así como los retrasos en la preproducción de una nueva trilogía de “Mad Max”, volvieron a colocar al director en el puesto de mando de “Happy Feet 2”, con el reto de no solo superar las expectativas económicas, sino también mantener el nivel de sorpresa y frescura de la original.

aard 47505_1 5

Por último, “Arthur Christmas. Operación Regalo” supone el regreso a la gran pantalla del estudio de animación Aardman, creadores de las series de “Creature Comforts” y “Wallace y Gromit” y quienes con su anterior película, “Ratónpolis”, habían iniciado una nueva vía hacia el cine digital, después de haberse caracterizado por su trabajo en el terreno de la animación fotograma a fotograma de figuras de plastilina. El cambio en “Ratónpolis” vino producido en gran parte por la presión ejercida por Dreamworks Animation, con la que la empresa mantenía un acuerdo de colaboración desde su primer largometraje, “Chicken Run. Evasión en la Granja”, quien no veía con buenos ojos el lento proceso de trabajo que suponía mantener las técnicas tradicionales. Pese a ser un título dinámico, entretenido, con mucho sentido del humor y que mantenía de manera fiel la estética de la Aardman, el estreno de “Ratónpolis” en 2006 se saldó con una fría acogida en taquilla, suponiendo el final del matrimonio entre las dos compañías de animación. Para “Arthur Christmas. Operación Regalo” y su siguiente película, “Piratas” (con estreno programado para marzo de 2012), Aardman ha establecido un nuevo acuerdo de producción y distribución con Sony Animation, responsable también de títulos como “Locos por el Surf”, “Lluvia de Albóndigas” o, recientemente, “Los Pitufos”. La dirección de “Arthur Christmas. Operación Regalo” ha corrido a cargo de Sarah Smith, quien no sólo debuta de esta manera en el terreno del largometraje, sino también de la animación, tras su trabajo en televisión.

ARGUMENTO Y PERSONAJES

el gato con botas 2

Para su primera aventura en solitario, “El Gato con Botas” ha preferido prescindir de cualquier referencia a la franquicia madre y generar su propio catálogo de personajes. Algunos de ellos, eso sí, heredados del mismo bagaje de cuentos tradicionales del que se nutría “Shrek”. Acompañado por Humpty Dumpty y Kitty Zarpas Suaves, nuestro héroe parte en busca de las habichuelas mágicas que le permitan llegar hasta el castillo del Gigante y la Gallina de los Huevos de Oro (Gansa en su versión anglosajona) antes que los pérfidos hermanos Jack y Jill. La película nos sitúa en un territorio mágico, a medio camino entre México, el espagueti western (con el cine de Sergio Leone como principal referente) y el mundo de fantasía de los cuentos de hadas. Dreamworks enfatiza aún más el vínculo del Gato con Botas con el Zorro y Banderas entra al trapo en el juego, hasta el punto de que consigue imbuir a toda la película con el carisma especial que desprende su personaje, convirtiendo a esta en una de esas producciones en las que su actor principal sostiene, define y justifica por sí solo toda la película. El acompañamiento de Kitty Zarpas Suaves, con la voz y la personalidad que le otorga Salma Hayek (quien se reencuentra con Banderas tras “Desperado” y “El Mexicano”), enfatiza el tono latino y de picaresca de la historia. La química entre los dos actores brilla de manera especial en esta película y se convierte en el componente más llamativo de toda la historia. Sin embargo, los guionistas decidieron que el principal antagonismo de la historia se estableciera entre nuestro héroe y Humpty Dumpty, para así poder desarrollar una historia de raíces familiares. Desgraciadamente, el famoso huevo inmortalizado por Lewis Carroll en “A Través del Espejo” se convierte en lo más deficiente de la función, sin especial atractivo y restando escenas conjuntas entre los dos gatos ladrones. El vínculo entre el protagonista y Humpty no termina de consolidarse, al menos no de manera tan afortunada como con Kitty, y por mucho que lo intenta, el personaje no consigue conquistar la empatía del público, haciendo fracasar gran parte del componente emocional de la historia. Otros personajes de la historia, como Jack y Jill, Imelda, la responsable del orfanato, o el Comandante del pueblo de San Ricardo carecen de suficiente protagonismo, aunque ese vínculo familiar que establece el protagonista con Imelda y el Comandante a modo de progenitores adoptivos ayuda a darles un mayor empaque emocional. Como es habitual en el cine de Dreamworks Animation, el guion se ve subordinado al peso de algunos gags, que obligan a paralizar el desarrollo de la trama en favor del chiste. Por otro lado, algunos insertos narrativos, como el flashback que cuenta la relación previa de El Gato con Botas y Humpty Dumpty, también afecta negativamente al ritmo de la película.

happy feet 2

“Happy Feet 2” nos devuelve como principal protagonista a Mumble, convertido ya en padre y temeroso de que su hijo sufra la misma discriminación que el tuvo que sufrir de pequeño por ser diferente. Al igual que en la primera entrega, Miller hace confluir una historia de superación personal e integración social con una trama de trasfondo ecologista, en esta ocasión, determinada por el deshielo de los casquetes polares, lo que provoca el aislamiento de la manada de pingüinos emperador al bloquear un iceberg su acceso al agua y por lo tanto al alimento. Si la primera entrega era una historia sobre el individualismo y la necesidad de ser uno mismo pese a la presión de la comunidad, aquí Miller cambia de tercio y se centra en la obligación de que toda la manada aprenda a trabajar de manera conjunta para superar la amenaza.Además de Mumble, quien mantiene las mismas características de la primera entrega basadas en la sencillez y el heroísmo, el protagonismo de la cinta recae en Erik, su hijo, quien debe aprender a identificar dónde está la verdadera valentía, más allá de artificios y vanidades. Les acompañan como nuevas incorporaciones Sven, un pingüino que aparentemente puede volar y es adorado como ídolo de barro, o Bryan, un enorme elefante marino únicamente preocupado por su imagen como macho alfa de la manada. Personajes importantes de la primera entrega, como Ramón o el Doctor Amor, se mantienen casi como una excusa para volver a contar con Robin Williams en el doblaje (Carlos Latre en la versión española), sin embargo, su participación en la trama resulta forzada y prescindible. En cualquier caso, todos ellos quedan eclipsados por los robaescenas de la película, la pareja de Krills Will y Bill, todo un descubrimiento de dúo cómico con ínfulas existencialistas a los que en versión original les prestan su voz Brad Pitt y Matt Damon, respectivamente.

arthur christmas 2

De las tres películas aquí comentadas, “Arthur Christmas. Operación Regalo” es la única expresamente pensada para las fechas navideñas. Mientras que las otras dos se podrían haber estrenado en cualquier otro momento, como por ejemplo la temporada estival, en el caso de la cinta de la Aardman, al recurrir a un icono de la Navidad como es Santa Claus y desarrollar la historia en Nochebuena queda claramente circunscrita a este mismo periodo (aunque, curiosamente, de las tres es la que ha tenido una acogida más floja en la taquilla de nuestro país, pero esto se puede deber a no contar con un referente directo anterior). Bajo la premisa de que el puesto de Papá Noel es hereditario y que, a lo largo de la historia, varios han sido los que se han encargado de desempeñar este papel, la cinta nos ofrece un argumento acerca de la definición del sentimiento navideño, que puede cambiar de forma, puede modernizarse o mantenerse anclado en la tradición, pero jamás debe olvidar lo verdaderamente esencial que es la ilusión de los niños. En este sentido, la cinta nos presenta a cuatro generaciones de Santa Claus: Abuelo Santa, jubilado pero nostálgico de una época anterior; Papá Santa, el encargado actual de ostentar el puesto, agotado pero incapaz de tender el testigo; Steve Claus, la nueva generación, dispuesto a remodelar y tecnologizar el sistema de entrega de regalos; y, por último, nuestro protagonista, Arthur Christmas, torpe y miedoso, pero el único de todos que sigue priorizando a los niños por encima de egos y ambiciones personales. Con este choque generacional, la cinta nos presenta a los Claus casi como a una familia disfuncional, donde el cariño se ha visto eclipsado por una encarnizada lucha entre tres generaciones por establecerse como macho alfa del clan. Junto a tanta testosterona encontramos a la Señora Santa, la única en contar con raciocinio e inteligencia, aunque delegada a un papel secundario debido al inquebrantable patriarcalismo de la jerarquía familiar. Por otro lado, están los elfos, entendidos como gremio, pero también con sus particularidades individuales a través de determinados personajes que adquieren un mayor protagonismo frente al grupo (especialmente Bryony, la joven elfa encargada de empaquetar regalos y que acompañará a Arthur en su viaje). Los elfos son presentados en la película como los verdaderos ejecutores de la navidad. Ellos preparan los regalos, los entregan y controlan toda la operación desde el centro de control del Polo Norte bajo las órdenes de Steve, sin embargo, carecen prácticamente de iniciativa y son absolutamente dependientes de la figura de Papá Noel (afortunadamente se trata de una cinta infantil, inocente y divertida, si no, entre la Señora Santa y los elfos, a alguien se le podría ocurrir ver en ella algún tipo de crítica velada a la discriminación sexual y el clasismo de nuestro sistema laboral).

ANIMACIÓN Y 3D

el gato con botas 4

El desarrollo agigantado de la tecnología digital y, especialmente, en lo que se refiere al campo de la animación, donde el incremento del nivel de espectacularidad, texturas y el fotorrealismo de la imagen no deja de sorprendernos película tras película, hace que el apartado técnico de una película de animación haya pasada a convertirse en uno de los más trabajados y que mayor competencia está generando entre los diferentes estudios de animación. Por otro lado, dadas sus características, la animación digital es la que más y mejor ha sabido integrar la nueva moda del cine en 3D dentro de sus historias, de ahí que las tres películas que comentamos en este artículo coincidan en emplear el sistema estereoscópico para añadir dinamismo y espectacularidad a sus imágenes.

el gato con botas 3

“El Gato con Botas” parece partir en este apartado con una desventaja de base, ya que debe desarrollarse dentro de las limitaciones impuestas por la estética caricaturesca de la franquicia madre, concebida en su momento para sacar el máximo partido a la tecnología de 2001, cuando se estrenó la primera entrega de “Shrek”. Donde más se nota esto es en el diseño de los personajes humanos, a los que se les ha sumado un mayor nivel de detalle, pero siguen resultando los menos logrados de la película. Al contrario que el protagonista y Kitty Zarpas Suaves, en los que los animadores se esfuerzan para obtener un excelente trabajo con el pelo, uno de los aspectos más difíciles y que aquí adquieren un alto grado de textura y movilidad. También hay que celebrar la creación de ambientes en lo referente a los espacios donde se desarrolla la acción, ya sea ese desierto sacado de una película de John Ford o el colorido y la fantasía del castillo sobre las nubes, donde reside la Gallina de los Huevos de Oro. La película está imaginada de acuerdo a los patrones del cine de acción moderno, por lo que se nos ofrecen escenas de animación espectacular, repletas de explosiones y persecuciones, jugando con recursos propios del cine de imagen real como el ralentí o la pantalla partida.Estas secuencias están diseñadas para sacar el máximo partido al uso del 3D, de manera que la profundidad de campo ayuda a dar un mayor dinamismo a la acción.

happy feet 3

“Happy Feet 2” es la que mayor esmero ha prestado al perfeccionamiento de la imagen. Al igual que en la primera parte destaca sobre todo el virtuosismo de los números de musicales, así como la grandilocuencia de las escenas de conjunto, sorprendiendo el juego de texturas que se hace con la nieve y el hielo y el empleo del color para generar una experiencia visual asombrosa (especialmente en todo lo referente a la aventura submarina de los dos Krills). Una vez más se apuesta por un realismo hiperdetallado, hasta el punto de integrar perfectamente la imagen real dentro de la animación, empleando actores reales para interpretar a los personajes humanos (algo que ya se había hecho en la entrega anterior, pero que aquí no sólo se desarrolla más, sino que el resultado está más logrado). Afortunadamente, este realismo no limita otros atractivos de la animación, y George Miller trasciende en ocasiones este nivel para adentrarse en planos de un formidable esteticismo poético.Aquí el 3D no se emplea tanto para dinamizar las escenas de acción (aunque sí lo podemos encontrar en determinados momentos como la secuencias de la persecución del leopardo marino), sino para potenciar más ese elemento poético y grandilocuente de la puesta en escena del director.

arthur christmas 3

El apartado de animación es el más flojo de “Arthur Christmas. Operación Regalo”, pero no por impericia, sino por presentar una simplicidad que no puede hacer frente al virtuosismo del que hacen gala las producciones de estudios especializados en el terreno digital como Dreamworks o Pixar. Ya “Ratónpolis” sufría de esta carencia y la situación no ha mejorado con esta película. Queda claro que Aardman ofrece una mayor capacidad en el terreno de la animación de plastilina, donde se han especializado desde su creación, pero que desgraciadamente también ralentiza mucho el trabajo de una película, algo para lo que la industria del cine ya no tiene suficiente paciencia. Encontramos también un cambio estético con respecto a los trabajos anteriores del estudio, con sus personajes de ojos saltones y dentaduras sobresalientes. En este sentido el trabajo de diseño de personajes resulta muy atractivo pero se nos antoja menos personal que sus creaciones anteriores (afortunadamente, para los que somos seguidores de la Aardman, este estilo será recuperado el próximo año con el estreno de “Piratas”). Hay elementos sobresalientes, como el S1, esa asombrosa nave nodriza que ejerce de nuevo trineo de Papa Noel, o la sala de control del Polo Norte, pero en estos casos se trata más de un acierto de diseño que de pericia en la animación digital. Una vez más el 3D sirve para dar una mayor dimensión y presteza a determinadas escenas, como el prólogo con la entrega de regalos o las escenas de vuelo de Evie, el viejo trineo de Santa Claus.

MÚSICA

happy feet 4

Las tres películas dan gran relevancia al uso de la música como elemento narrativo y dinamizador de la acción. Esto es algo habitual en el cine de animación en general, donde siempre la introducción de canciones o la partitura orquestal adquiere un valor preponderante frente a las cintas de imagen real. En los últimos tiempos muchas producciones animadas estadounidenses han delegado el apartado musical al círculo de compositores que rodea la figura de Hans Zimmer y las tres películas que comentamos aquí no son una excepción.

compositores

La partitura de “El Gato con Botas” ha corrido a cargo de Henry Jackman, una de las más recientes incorporaciones a la escudería de Zimmer desde la que dio el salto a Dreamworks con la partitura de “Monstruos contra Alienígenas” (previo paso por el departamento musical de títulos como “El Código DaVinci”, “Piratas del Caribe. En el Fin del Mundo” o “El Caballero Oscuro”); sin embargo ha sido este año con su trabajo para “X Men. Primera Generación” cuando realmente ha demostrado que puede ser un músico prometedor. Su composición para “El Gato con Botas” parte de dos referentes predefinidos, la música de Ennio Morricone para los espagueti westerns de Sergio Leone y la de James Horner para “La Máscara del Zorro”, dos vínculos que, como hemos visto, nutren otros aspectos de la película. A partir de esta base Jackman ha compuesto una partitura dinámica y muy disfrutable, que no se reprime a la hora de añadir elementos modernos, como en la suite final o en el duelo de baile interpretado por Rodrigo y Gabriela (también conectados al equipo de Hans Zimmer tras participar en la banda sonora de “Piratas del Caribe. En Mareas Peligrosas”). Curiosamente, “El Gato con Botas” prescinde prácticamente de uno de los principales recursos musicales de la franquicia de “Shrek”, el uso de canciones populares para generar un gag humorístico postmoderno, algo que, por otro lado, es de agradecer, ya que se trataba de un recurso agotado tras las cuatro entregas del Ogro Verde.

 

En el caso de “Happy Feet 2” se mantienen las constantes de la película anterior. Ante todo nos encontramos como apartado destacado nuevamente la inclusión de los números musicales, partiendo del estupendo medley inicial para a continuación ofrecer adaptaciones propias de temas como “Papa Oom Mow Mow”, “Dragostea Din Tei” o “Under Pressure”, además de algún tema original como “Bridge of Life” interpretado por P!nk en la voz de Gloria. El aspecto más chocante es la transformación de “E Lucevan le Stelle” de “Tosca” en uno de los momentos clave de la película, una elección arriesgada, pero que resulta tremendamente emotiva. Una vez más tanto la adaptación de las canciones como la composición de la partitura original ha recaído en manos de John Powell, uno de los más fructíferos compositores en el cine de animación hollywoodiense actual (ha firmado títulos como “Chicken Run. Evasión en la Granja”, “Shrek”, “Ice Age 2”, “Horton”, “Kung Fu Panda”, “Bolt”, “Cómo Entrenar a tu Dragón” o “Rio”).Powell empezó desarrollando un sonido muy Zimmeriano, sobre todo en sus películas de acción de los mediados de los años 90, para a continuación ir creando un sonido más personal e independiente de la sombra del astro alemán. Al igual que sucediera en la primera entrega, aquí la partitura cede el protagonismo a las canciones, reservándose un apartado más discreto, pero no por ello, menos importante. Powell desarrolla una composición sobria, que subraya la acción y el dramatismo de la historia, además de ayudar a dar colorido a la relación de los personajes, con un importante uso del coro que presta su voz a la comunidad de pingüinos.

 

Por último, “Arthur Christmas. Operación Regalo” ha recaído en manos de Harry Gregson Williams, otro de los alumnos aventajados de Zimmer (de hecho formó equipo creativo con John Powell en “Hormigaz”, “Chicken Run. Evasión en la Granja” y “Shrek”). En esta ocasión nos encontramos con una partitura más convencional, donde destacan dos apartados principales. Por un lado el componente emotivo de la cinta, más tradicional y apoyado en la orquesta, acompañado de motivos navideños donde el coro juega un papel importante, dando color a la música, y, por otro, las escenas de acción, entre las que podemos incluir todo el proceso de entrega de regalos, donde el compositor añade los apuntes modernos y de sintetizador de la partitura. En conjunto la partitura no destaca especialmente por su novedad o inventiva, pero la música sí resulta efectiva junto a las imágenes, cumpliendo a la perfección su labor.

 

CONCLUSIÓN

A nivel económico, “El Gato con Botas” es la que se ha impuesto sobre las demás, alcanzando en nuestro país el liderazgo de la taquilla durante dos semanas consecutivas, mientras que “Happy Feet 2” y “Arthur Christmas. Operación Regalo” han tenido un comportamiento más bien decepcionante en taquilla. Sin embargo, nuestra valoración de las películas no coincide con este resultado. «El Gato con Botas» nos ha parecido una película divertida, mucho más satisfactoria que las dos últimas entregas de “Shrek”, pero que sigue sufriendo de los malos hábitos de Dreamworks Animation, a saber, un guion insuficiente y un predominio del gag sobre el conjunto de la narración. Por su parte, creemos que “Happy Feet 2” ha sabido prorrogar las virtudes de su precedente, ofreciendo otra interesante conjunción de argumento familiar con discurso ecologista, además de aportar un mayor poderío visual con una animación mucho más detallada y virtuosa. “Arthur Christmas. Operación Regalo” se queda en un notable término medio gracias a lo divertido de su propuesta, su trabajo de personajes y algunos apuntes de diseño de producción que contrarrestan una animación más funcional y rudimentaria que la de sus dos competidoras. En cualquier caso, y a la espera del reestreno de “El Rey León” esta semana, se trata de tres atractivas propuestas de cine familiar para estas navidades que seguro harán las delicias de los pequeños de la casa y, como mínimo, complacerán a los adultos que les acompañen.

 arthur christmas 4

 
Visítanos en adivinaquienvienealcine.com
Etiquetas