Sin categorizar

PSICOLOGÍA. Contra la depresión: acción. Por José Oriol Rojas

Quiero compartirlo en redes

La depresión es un trastorno serio que debe ser tratado y atendido con mucha seriedad,  acudiendo a un psicólogo o bien buscando ayuda farmacológica. Sin embargo es posible atajarla interviniendo precozmente, desde que se presentan los primeros síntomas o desde que la tristeza se presenta reiteradamente y parece no querer alejarse. Veamos una perspectiva que puede ayudar en esa empresa. Unos simples trucos para quien desee prevenir su aparición.

 

Nadie recuerda haber visto a alguien deprimido durante un accidente de avión, ni durante un terremoto, ni mientras es arrastrado por una riada. Cuando ocurre una situación de riesgo para la vida se ponen en marcha mecanismos relacionados con la lucha y la huida y ambos con un componente común que es el miedo. Pero una clase de miedo que aumenta la tensión muscular y vascular, que produce adrenalina y que predispone para la acción, ya sea para enfrentarse a un enemigo o para huir de la forma más eficaz posible. Parece que determinadas circunstancias y la depresión son profundamente incompatibles.

 

La depresión, tal y como la conocemos hoy, es un trastorno del estado de ánimo que tiene efecto sobre el comportamiento de las personas y sobre la forma en que se relacionan. Incita al abandono, físico y mental, produce laxitud muscular e incapacita para acometer tarea alguna, en algunos casos, las básicas de higiene corporal. Y sus orígenes son muy diversos, en función de los distintos autores que la han estudiado.

 

Pero lo que sí parece indiscutible es que durante la depresión la persona se aísla en un mundo mental (pensado o imaginado) en el que de forma recurrente elabora una versión de la realidad con independencia de lo que le está ocurriendo en ese momento en su entorno inmediato. Este distanciamiento de la realidad o pérdida de sincronía con los hechos es el detalle crucial.

 

Es más que probable que la persona en cuestión tenga sobradas razones para estar triste, pero al producirse la pérdida de sincronía con los hechos deja de actualizarse  de forma reiterada, mientras la vida continúa, con lo que acaba alcanzando ese estado de oclusión y estancamiento que se llama «trastorno depresivo». Todo cambia pero él sigue siempre en lo mismo, normalmente elaborando su desgracia y su inutilidad personal.

 

Estar triste y permitir que la tristeza embargue la vida entera, son cosas bien distintas. De ahí, que desde que aparecen los primeros síntomas sería necesario tomar decisiones y llevar a cabo determinadas acciones. La primera es no esconderla ni evitarla. Hay que reconocerla, ponerse en contacto con ella e identificar su origen. Grande, como por la pérdida de un ser amado o pequeña, cuando un amigo querido no te saluda, pero siempre, en todo caso, con nombre, apellidos y origen.

 

En segundo lugar, y esta es la tesis que vengo a defender, establecer un plan de acción bien definido, tomar decisiones y reaccionar ante el dolor. Duplicar el nivel de actividad diario e inventar metas y objetivos muy concretos. Pero nunca languidecer bajo los efectos de la tristeza, nunca dejarse llevar, nunca perder el control.

 

Permanecer en la vida diaria, sincronizado, a pesar de la tristeza y el dolor, es posible, deseable y sano. Para ello resulta necesario crear metas a corto plazo, como subir andando las escaleras, salir a correr, pintar o simplemente hacer la cama. Un plus de acción para cada día que da a cada día una motivación y un logro, con poderosos efectos sobre la percepción de eficacia personal.

 

A la vez, hay que diseñar objetivos a largo plazo, un norte. Algo que ayude a permanecer fiel a alguna trayectoria que le dé sentido, a ser posible trascendente, a la existencia diaria. Como por ejemplo, colaborar a mejorar el mundo, propagar la fe o más simplemente, llegar a ser abogado o alcanzar el cinturón negro. La única condición es que sea importante y señale un camino.

 

Si a pesar de todo esto la tristeza ha llegado a alojarse en la vida, lo mejor sigue siendo buscar a un especialista que pueda ayudar a encontrar las soluciones singulares y únicas que cada persona necesita.

 

www.oriolrojas.com

 

 

 

 

 

2 Comentarios

Clic aquí para publicar un comentario

  • Es muy importante que en un medio digital como este tengáis gente que nos pueda ir administrando ciencia de una forma tan diáfana que cualquiera de nosotros pueda entender.
    Es de agradecer que este señor participe con sus espacios para ayudarnos a todos los que leemos esta sección.
    Gracias Oriol

  • Cuanta verdad hay en este trabajo. ¡¡¡ verdadera Ciencia y no habladurías ni esoterismos. !!! Agradezco mucho a este medio que siga proporcionándonos artículos tan serios, claros y rotundos como los de este profesional. Por favor, haced todo lo posible para que continúe deleitándonos con sus conocimientos
    Salu2

Publicidad

Consejería Bienestar Social

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Gente del Medio

Publicidad

Página Web Corporativa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Objetivo La Luna (Programa Radio)

Publicidad

EBFNoticias en:

EBFNoticias en:

EBFNoticias en:

Compras

El Mundo que conocimos (Radio)

Donaccion (Programa de Televisión)

Sentir Canario Radio

Webserie Laguneros (Youtube)

Webserie Laguneros Emprendedores

Prensa Digital

Publicidad

diciembre 2011
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Homenaje al Grupo XDC

Publicidad