Sin categorizar

BABILONIA EN GUAGUA, Me río del puente sobre las aguas turbulentas del río Kwai.Por Gustavo Reneses

«Rarro, rarro, rarro». Julio Iglesias Pugas “Papuchi”

En estos días azules de diciembre todo parece raro, tan raro que deberíamos llamar a nuestros amigos de la nave del misterio para que arrojen algo de luz sobre el asunto en cuestión. Igual somos así de raros, pero la tripulación de esta guagua arrastra una sensación de jet-lag impresionante (por no decir una resaca que te cagas). Nos explicamos: el lunes  era lunes pero parecía viernes. El martes parecía domingo aunque era lo primero. El miércoles parecía lunes pero no lo era y nos recordaba vagamente al viernes. El jueves era como otra vez domingo pero con tumbado tropical. Hoy viernes, creemos que es viernes pero ya no estamos seguros ni cuando empezó la semana ni cuando acabará. Seguramente estemos en un bucle espacio temporal parecido a lo del día de la marmota pero a lo bestia. Esta semana ludo-laboral -que algunos ociosos ya han calculado- supone 1.200 millones del ala en costes. Pero, qué supone esa cantidad al alcance de cualquier banquero rescatado a cambio de un suspiro en las demacradas osamentas del pueblo rescatador. La felicidad no se puede comprar, o sí pero con un interés creciente y con varios avalistas.

Aunque para rarezas temporales el caliente clima europeo con tantos paquetes -de medidas se entiende- propuestos por la pareja más de moda “Sarko y Merkel”. Por supuesto con un tercero en discordia, la insaciable S&P que cual diva caprichosa parece decidir sentada en su trono: tu sí, tu no, tu sí, tu menos. Mientras las libertades individuales se van a tomar por culo en nombre de la seguridad global, todos aplaudimos a los actores del show. Aunque no todo van a ser desgracias, si por algo podemos relajarnos esta semana es porque el Secretario del Tesoro de los USA, Timothy Geithner, ha mostrado su apoyo a las líneas maestras económicas del próximo presidente de la Babilonia patria. Aunque con esto de las traducciones a saber si estaba mostrando su apoyo o su más sentido pésame, y es que nunca se sabe con esto de los intermediarios. Traductores, queríamos decir.

La rareza no es sólo un asunto que se limite a los confines del planeta babilonio. Últimamente los ociosos chicos de la NASA, a falta de transbordadores que lanzar al espacio, se dedican al noble arte de observar por telescopios mundos lejanos. Emotivo ¿no? El caso es que tanto buscar y buscar, han dado con un planeta candidato a tener vida. Entendiendo vida como los bichos y mandriles con Ai-fon que moran por aquí. Le han dado una importancia magna al asunto, cuando a priori no hay nada que rascar. El planeta en cuestión se llama Kepler-22b, nombre horrible donde los haya. Donde quedaron esos nombres para bautizar planetas como: Tatooine, Alderaan o Naboo. En fin, el elemento planetario en cuestión, está a más de 600 años luz de nosotros. Por lo que entre la imposibilidad material de viajar y/o de contactar en el supuesto de, más le valdría a estos chicos buscar vida inteligente en la Tierra. Misión complicada por su improbabilidad pero infinitamente más económica para el contribuyente.

Por esto de llegar al final de la semana o de la columna, que bien pensado es casi lo mismo, la rareza pasa a convertirse en bizarrismo de grado supino cuando hablamos de nuestro camarada ex-preZiPente, todavía en cuerpo presente. Dicen las lenguas -malas o buenas- que el leonés ha solicitado al rey Juanca I, también conocido como Ray Ban I, un título nobiliario. O este pibe estudió marxismo a distancia y no le llegaron los fascículos donde socialismo y aristocracia no van de la mano, o definitivamente se le fue el baifo. Aunque visto los méritos que atesora el nunca bien ponderado Joselu, la sangre azul probablemente no llegará al río. El meritable Marqués de Zapatero y grande de España, se tendrá que conformar solamente con algo menos de 80.000 euros al año, dos tristes asesores, dotación permanente en gastos de oficina (entiéndase un paquete de folios y una caja de bic cristal azul), automóvil con chófer, escolta y seguridad, a la par de tener pase libre en transporte aéreo, marítimo y terrestre. La crisis aprieta y este año igual no le sube la pensión. Que drama.

Buenos días, y por si no volvemos a vernos: Buenos días, buenas tardes y buenas noches.

Gustavo Reneses

babiloniaenguagua@gmail.com

Etiquetas

1 Comentario

Clic aquí para publicar un comentario