Sin categorizar

EL ESCOBILLÓN. Historias para no dormir. Por Eduardo García Rojas

La historieta, los colorines, los tebeos, el cómic a secas, no ha terminado por germinar en las floridas cabezas de los llamados creadores y especialistas en la cosa artística. Los miembros de esta tribu se han apresurado a relegar este arte secuencial a un limbo remoto donde es adorado por legiones de aficionados y expertos como una deidad que no necesita buscar su reino en este mundo.

Expertos, discutibles, nadie lo pone en duda, como Umberto Eco o los españoles Román Gubern y Javier Coma sí que han intentado reivindicar con sesudos ensayos su grandeza. Grandeza que todo aficionado a la historieta no necesita defender porque el mal llamado noveno arte cuenta con obras que, a juicio de quien ahora les escribe, son absolutas obras maestras.

Eduardo González es un guionista y dibujante tinerfeño que lleva una década trabajando en comics desde Canarias. Es probable que muchos lo reconozcan por sus excelentes tiras de prensa en La opinión de Tenerife, donde, entre otros, trabajos, fue autor de La venta de Floro y Becarios. Este miércoles, 7 de diciembre, y a las 19.30 horas, presenta en el Café 7 de La Laguna su primera historieta publicada por una editorial nacional, Dolmen. Su título es Dentro de la noche, y se tratan de once ajustados relatos en blanco y negro que sencillamente sorprenden.

Dentro de la noche es buena, es más, es muy buena literatura convertida en tebeo. Se nota que además de ser un excelente dibujante, que sabe manejarse entre las luces y las sombras, al Eduardo guionista le interesan sus personajes. Personajes de carne y hueso, gente corriente que se adentra en un atractivo laberinto de inquietud en el que apenas hacen falta las inevitables palabras.

Las historias de Dentro de la noche derraman ecos. Y atrapan. Y si bien no me gusta la expresión, es un cómic de autor cuya mayor pretensión es la de contar historias. Buenas historias. Todas ellas ambientadas en la noche, territorio en el que puede pasar de todo.

Los personajes de Eduardo González, porque reitero que estamos en una historieta en lo que importa son los personajes, son una curiosa galería de solitarios a los que la casualidad o no, llevan a una serie de situaciones que en ocasiones rozan lo extraño. El autor, sin embargo, y con bastante inteligencia, deja que sea el lector quien saque sus propias conclusiones. Que resuelva, si quiere, el qué pasó…

El también guionista y dibujante Quim Bou destaca en el prólogo de Dentro de la noche, que Eduardo González “es un profesional del cómic. Solo hace falta leer unas pocas páginas de este cómic para darse cuenta que sabe lo que quiere contar y sabe como hacerlo.”

Dentro de la noche explora nuestros miedos. Y los explora con una inteligencia que hace de este volumen un trabajo con alto tonelaje intelectual y artístico. Un tonelaje intelectual y artístico que su autor expone con un sentido del entretenimiento que desarma, afortunadamente, cualquier pretensión ombliguista. O esa necedad tan dada entre los creadores que empiezan y los que ya cuentan con suficiente carrera, para demostrar que ellos están por encima de un buen y de un mal que solo anida, me temo, en sus cabezas.

Con este estupendo álbum –bien escrito, bien dibujado y apto a toda clase de públicos–  Eduardo González se consagra como uno de los mejores y más interesantes profesionales de la viñeta en España de los últimos tiempos. Sus historietas se leen con grato interés, sus relatos desconciertan y notas la caricia de tus miedos tocándote tu pedazo de alma.

Una obra muy recomendable. Sobre todo para todos aquellos que siguen mirando de reojo un arte que nació, como el cine, para contar historias.

Saludos, cae la noche, desde este lado del ordenador.

Eduardo García Rojas en www.elescobillon.com

Etiquetas

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario