Sin categorizar

BABILONIA EN GUAGUA. Apestando por lo nuestro: Press Sound System. Por Gustavo Reneses

«La tentación de América es creer que la política exterior es una subdivisión de la psiquiatría». Henry Kissinger

En estos días azules comenzamos el último mes del año de Nuestro Señor de 2011 y como no podría ser otra manera, a punto de volar por los aires en este polvorín llamado Babilonia. La Babilonia patria, la de ultramar y la intergaláctica. En especial la Babilonia madre de todas las Babilonias que está a punto de entrar en un grave conflicto bélico de verdad. Uno de los contendientes pese a tener de presidente a un Nobel de la paz parece que se pasa por el Arco del Triunfo dicho título y hace buena las descabelladas teorías keynesianas acerca de cómo aliviar su economía. Por otro lado, tenemos a los ex-camaradas soviéticos -hoy rusos de toda la vida- clamando al cielo por el escudo antimisiles de la OTAN. Que como sigamos así nos van a meter un eructo hipohuracanado que nos van a hacer temblar las meninges. Siria a punto de caramelo, Libia o Egipto donde la primavera árabe a pasado a invierno mudéjar. Proa al marisco.

Pero esto que son noticias totalmente actuales y verídicas parecen a mil años luz de nosotros y tapizadas por un halo de ciencia ficción. Aquí en la Babilonia patria los media en general somos más noveleros y nos mola más lamer el culo del poder cercano para ver si se dejan caer con una subvención o con algunas migajas de algún concurso público; a realmente desenmarañar las verdaderas causas del declive de la civilización occidental. También se puede a escala local, lo que pasa que da pereza. En lugar de alumbrar con la luz del conocimiento a las sombras de la ignorancia para poder tratarlas de tú a tú, preferimos taparnos con la manta de la indiferencia y del periodismo chabacano y masajeante.

Siguiendo un manual totalitario de primer curso, sembrar el pánico es lo ideal para tener a la sociedad asustada y por tanto dócil cual cordero. El terror psicológico basado la debilidad humana (fundamentalmente por el dinero y bienestar) ha sido ampliamente estudiado por la mano invisible que mueve los hilos y no duda de torpedear el mercado cuando fuera necesario para ulteriormente culpar a las empresas y los emprendedores por pecar contra las leyes del mercado. Es el crimen perfecto. En la búsqueda de este nuevo orden no se repara en gastos y cuánto más se puedan recortar las libertades individuales, mejor. La población tan abrumada en contemplar los grandes shows terroristas en prime time no dudaran de aplaudir como mandriles todos los recortes que hagan falta para mantener su seguridad.

Esta crisis económica inducida, no es más que una cortina de humo y espejos que oculta la verdadera crisis social y degradación de los principios éticos que adolece occidente. Esta coyuntura también es aprovechada por los psicóticos liberticidas para disfrazarse de gurús de la Nueva Era y terminar de meter en redil a los rebeldes de pantalones psicodélicos, trenzas y Ai-fon en la mano.

Si 2011 ha sido un año donde han caído todos los ídolos con sobacos de barro, 2012 podría ser perfectamente el año internacional de las ciénagas. Como en una espiral temporal donde los sucesos se aceleran conforme nos acercamos al vórtice, pareciera que nuestra civilización se acerca a ese botón de reseteo que ya fue pulsado en anteriores civilizaciones a la nuestra. Pero no adelantemos acontecimientos. Aunque si el amable lector permite un consejo de la tripulación de esta guagua: Recomendamos que no cambie pesetas por euros, mejor guárdelas debajo de su asiento; podrá necesitarlas. Ahí queda.

Buenos días, y por si no volvemos a vernos: Buenos días, buenas tardes y buenas noches.

Gustavo Reneses

babiloniaenguagua@gmail.com

Etiquetas

1 Comentario

Clic aquí para publicar un comentario