Sin categorizar

CRÓNICA. Esto es la guerra. Por Carmen Ruano

El primer debate presupuestario era una película de la que se sabía el desenlace gracias a la mayoría parlamentaria del pacto que sustenta al Gobierno y no hubo sorpresas. En todo caso este ‘remake’ de las cuentas que se proyecta cada año por estas fechas en el hemiciclo sí dejó claro que algunos de los protagonistas no estaban a la altura de otros que les precedieron en el papel protagonistas.

Como ya sabemos el desenlace, podemos empezar por el final, es decir, por Nueva Canarias y Román Rodríguez que al menos tiene prestancia cuando sube a la tribuna de oradores. A Rodríguez, cuyo partido acaba de concurrir a las elecciones en coalición con los nacionalistas de Paulino Rivero, no le tembló el pulso cuando intentó echar abajo los presupuestos de sus socios. Ni falta que le hacía, teniendo en cuenta que Ignacio González cometió un adulterio electoral con el PP y en Coalición Canaria no se han dado aún por enterados…

Román le dijo a González Ortiz –triste caricatura del consejero de Economía por excelencia, José Miguel González- lo mismo que poco antes le había espetado Jorge Rodríguez, del Partido Popular. Que el proyecto tiene fecha de caducidad, que las previsiones no se las creen ni los propios nacionalistas y que habrá que hacer recortes.

El portavoz popular no tiene la mordacidad de su jefe de filas, José Manuel Soria, pero no carece de contundencia. Y dio donde más duele: en el empleo, mejor dicho, en la ausencia del mismo. El PP aseguró que el presupuesto de la Consejería de Empleo disminuye en 26%, mientras que el Ejecutivo mantiene las mismas consejerías, los mismos altos cargos, las mismas empresas públicas, más televisión, mismo gasto corriente y acaba de ‘colocar’ a Fernando Ríos como comisionado para poner todo en vereda…

Ya se sabe que en estos casos unos ven la botella medio llena… y otros medio vacía, pero González Ortiz se dedicó a mirar los botelleros de otras comunidades autónomas casualmente gobernadas por el PP –en la legislatura anterior se miraba a las que estaban en manos de los socialistas- para poner en evidencia a los conservadores. En todo caso, iniciar la intervención con la afirmación de que en Canarias se ha creado empleo, muchos puestos de trabajo y se ha incrementado el número de afiliados a la Seguridad Social, alcanza casi proporciones de tomadura de pelo cuando somos la comunidad autónoma con mayor número de desempleados…

Claro que así se entiende la afirmación del portavoz nacionalista, José Miguel Barragán: “estamos en guerra, no mueren personas pero se destrozan familias”. Afortunadamente, Fernando Ríos ha sido indultado y acomodado en un puesto; a los parados los mandan a las trincheras. Mejor dicho, los dejan en la cuneta.

cruanovillalba@gmail.com

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario