Sin categorizar

AULLIDOS. 1 de diciembre de 2011

Él sigue tan campante. Le ha puesto los ‘cuernos’ políticos a Coalición Canaria y se ha echado en brazos de su principal adversario, el Partido Popular, pero eso no ha sido motivo suficiente –ni haber cosechado los peores resultados de CC en unas generales, tampoco- para que los nacionalistas anden mosqueados con Ignacio González Santiago, que sigue de portavoz adjunto y se sienta junto a Claudina Morales en el Parlamento de Canarias. Y además, presume de ello, sabedor de que Paulino Rivero ha dicho que ni tocarlo de momento, lo cual tiene cabreados a muchos de sus compañeros de partido. Él, de momento, sigue tan campante y alardeando de sus intervenciones en el grupo parlamentario…

 

González: no hablan con él, pero tiene despacho, faltaría más...

No hablan mucho. Bien es verdad que, de cara a la galería, en las sesiones parlamentarias los diputados de Coalición no es que se prodiguen en contemplaciones con Ignacio González que a veces da la impresión de que está más solo que la una… Pero en la ‘intimidad’ del grupo parlamentario es uno de los pocos –y son dos- que tiene despacho propio, recibe visitas, hace y deshace mientras otros se hacen cruces. Y hasta le prestó un bolígrafo ‘cantoso’ del CCN a Claudina Morales que, por cierto, no se lo devolvió al terminar el pleno, las cosas como son.

 

 

 

 

Jerónimo, poniendo pies en polvorosa en el ascensor

El primer traspiés… Ajustadita, muy ajustadita, se preveía la votación para elegir a Jerónimo Saavedra como Diputado del Común, sobre todo cuando el PP escenificó su disconformidad con el nombramiento y abandonó el pleno en masa, un desplante innecesario, pero ellos son así. En todo caso, Saavedra, que andaba por el Parlamento, no se atrevió a subir a la tribuna de invitados y aguardar el resultado. Tampoco lo hizo luego y menos se dejó ver, pululando por los pasillos de la Cámara como un fantasma rodeado de algún que otro asesor con brotes histéricos. Así que ya ha dado su primer traspié… Esperamos que sea también el último, porque la institución que representa no está para muchos deslices.

 

Otra vez por aquí, hay que fastidiarse

Otro al que no le gusta el Parlamento. Todo lo malo se pega, dicen, y al vicepresidente del Gobierno, José Miguel Pérez, parece que se le ha pegado la poca querencia de Paulino Rivero por la Asamblea Legislativa, donde para lo justito. Al socialista se le empiezan a notar las ausencias demasiado y hay apuestas sobre la causa, unos dicen que no le gusta someterse a las críticas de la oposición y otros aseguran que lo que no le agrada es parar por Tenerife, enrocado como está en Gran Canaria. Y además, ha tomado la mala costumbre de incordiar a los periodistas en medio de la sesión plenaria a los que convoca para hacer declaraciones con poca contundencia. Sigan así, haciendo amigos…

 

Salieron por pies. No se debe llevar, por aquello de la protección al menor, a los alumnos de los colegios al Parlamento cuando se celebra un debate de presupuestos porque los tiernos infantes deben salir con mala imagen de lo que hacen los parlamentarios. Pero en fin, ayer ocurrió y desde la Mesa de la Cámara se les dio la bienvenida, a pesar de que las caras de los chiquillos eran todo un poema. La anécdota la protagonizó Román Rodríguez que, al iniciar su intervención dio la bienvenida a los escolares y les espetó un “aunque no lo crean nos dedicamos a defender sus intereses”, con tan mala suerte que en ese momento los alumnos se levantaron y se fueron. Aunque no fue culpa del diputado de Nueva Canarias, todo hay que decirlo…

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario