Juan Velarde

DESDE MI ESCAÑO. Sin cheque en blanco. Por Juan Velarde

Han pasado ya más de 24 horas desde que se confirmase la victoria del PP en las elecciones generales. Ahora, por mor de una ley decimonónica, medieval y prehistórica, hay que aguardar un mes para que se constituya el nuevo Congreso y se proceda al debate de investidura y que luego se produzca todo el proceso protocolario de jura del cargo ante el Rey por parte de Mariano Rajoy y posteriormente de los que serán ministros. Vamos, que estas Navidades Papá Noel vendrá con cargos en el trineo en vez de los clásicos relojes.

Fuera de broma, el PP debería de estar preocupado ante un concienzudo análisis de los resultados electorales. La victoria obtenida no se debe a que se haya transferido un abusivo caudal de votos del PSOE al PP, ni mucho menos. El triunfo se debe a la hecatombe que han sufrido en la sede de Ferraz donde han cosechado el resultado más horrendo en la historia de la democracia. Sus fieles han huido en masa, no han querido ser partícipes de una derrota segura, pero eso no ha sido óbice para que se fuesen al PP.

Y es que si uno empieza a rascar de un sitio y de otro, vemos el aumento brutal de Izquierda Unida, UPyD, partidos ecologistas diversos y al final, entre todos, suman casi los más de 4 millones de votos que se le han ido al PSOE en esta elección. De hecho, a Rajoy sólo se le imputa un ascenso de 500.000 sufragios con respecto a 2008, demasiado poco para un partido que ha ganado por mayoría absoluta.

Por eso, bien harían las cabezas pensantes en Génova en no darse a procesos de autocomplacencia. Ya se vio que la mayoría absoluta de José María Aznar hizo caer en actitudes que a veces estaban fuera de la realidad y al final, con 11-M o sin 11-M, los ciudadanos acabaron castigando a los populares y rematando esa lección en el 2008. Ahora, insisto, la ciudadanía no ha votado masivamente a los conservadores, sino que se ha denostado a un socialismo que ha hecho las cosas terriblemente mal, pero si el PP se empeña en no dar un giro de 180 grados, los electores también volverán a hablar.

juanvelarde@gmail.com

Etiquetas

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario