Sin categorizar

“mz_ao@gaviotacanaria”, la clave. Por Javier Zerolo

Puestos a ser prácticos, siguiendo al pie de la letra las propuestas de los distintos partidos en Canarias, hay que decidir egoístamente el futuro de las islas. La que se avecina en los próximos cuatro años obliga a pensar, no en lo mejor sino en el mal menor. En ese escenario nadie como José Manuel Soria para la “Conexión Canaria”. Así que no hay que dejar marchar al líder popular, “gaviotacanaria”, al Gobierno de Rajoy. La solución a la enquistada situación política pasa por un cambio urgente en el Gobierno regional, dando un vuelco drástico a sus miembr@s, maneras y objetivos.

«Soria de presidente, con un vicepresidente de Coalición Canaria -nadie mejor que Ana Oramas para estar de consejera VIP en ese Gobierno, media docena de consejerías, la mitad de asesores y una décima parte de los enchufados a dedo en organismos diversos». Es urgente bajar el gasto hasta la primera planta y ayudar a alcanzar la calle, por la escalera, a cuantos se han apoltronado en los pisos superiores de la administración canaria para cobrar y no hacer nada.

En cuanto a la eficacia del nacionalismo en Madrid, dejando Oramas su escaño, Milagros Luis haría honor a su nombre consiguiendo sentarse en el Congreso, junto a Pedro Quevedo, con la primera tarea de unificar una política aún no definida por las dos cabezas del nacionalismo perdido, CC-NC. Aún así, surgen muchas dudas sobre ese matrimonio político y el poder que puedan tener dos diputados en una jaula de grillos, el Grupo Mixto.

En el Senado, cámara representativa de los territorios, Miguel Zerolo y el joven herreño al que quieren mucho en su isla, deben pelear con inteligencia, diálogo y argumentos de peso un mayor autogobierno para Canarias. Durante unos años en los que catalanes y vascos van a chillar bien alto por dosis de autogobierno casi separatistas, los senadores de CC tienen la misión de hacer política de pasillos y aprovechar el poco tiempo que les dejen para trasladar a la opinión pública española, apoyados en los medios, que las islas necesitan, antes que ningún otro territorio, lo que van a pedir los demás.

Ana y Miguel, en el Gobierno autónomo y en el Senado, aliados de Soria como mejor llave de la puerta española. Es el momento de hacerse notar, liderar, hacer tarea y aprobar. Cautivar con diálogo inteligente y simpatía la necesaria complicidad del PP, instalado con 186 candados en Madrid. En cuatro años se pueden hacer muchas cosas. Sólo cabe esperar -salvación del nacionalismo-, que lleven a cabo un buen trabajo, el mismo que hicieron en sus ayuntamientos los primeros años de AIC y Coalición. Aquel nacionalismo de bandera y creencias, siguiendo el espíritu reivindicativo y ansioso de más autogobierno de miles de jóvenes frustrados. Esos que en 2011 han votado castigo, no simpatía.

Tenerife y Canarias necesitan su compromiso. Lo que las islas precisan en este momento se arregla retocando la política interna y la que hay que hacer afuera. Allí en la capital del Reino de España se debe hablar y discutir sobre estado asociado, máximo autogobierno, colonia, la incómoda conversación de la ocupación. Porque España es “okupa” en el Archipiélago. Miguel y Ana, uno en Madrid y la otra en las islas, deben responder a esas expectativas de un nacionalismo herido de muerte.

Tienen que encabezar la lucha de la segunda autonomía canaria. Están llamados a pasar cuatro años agitando los sentimientos de miles de jóvenes canarios que esperan de sus representantes un grito sensato, alto y claro, por una Canarias autogestionada.

Lo tienen fácil: “mz_ao@gaviotacanaria” es la clave, el secreto del nacionalismo perdedor que entonces hará regresar la esperanza y los votos. Sólo hace falta que acepten el reto, que llamen a la revolución en sus filas y cambien de una vez por todas la insufrible, insoportable y no votada manera actual de hacer política nacionalista.

http://www.javierzerolo.com

Etiquetas

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario