Sin categorizar

CORTO… Y CAMBIO. El inglés en mil palabras. Por Carmen Ruano

Hay un fulano que, a través de la radio, intenta convencerme de que con mil palabras puedo defenderme en inglés. Como muchas cuñas publicitarias el anuncio de marras ha conseguido mortificarme, hasta el punto de intentar aprender chino con tal de llevarle la contraria al tipo en cuestión. Porque seamos serios, con mil palabras no llega uno muy lejos que digamos en pleno centro de Londres. Un ejemplo. En Trafalgar Square para un taxi y, una vez dentro, le dice al conductor: I want to go to Big Ben. Y el taxista, amablemente le responde: hoy no la puedo llevar porque han cerrado las carreteras porque se celebra una maratón solidaria con los papúes de Nueva Guinea. Y ya la hemos cagado porque esa respuesta, casi seguro, no está en las mil palabras aprendidas. Le quedan dos opciones: insistir, i want to go, i want to go, please; o decirle my tailor is rich y apearse del coche. En cualquiera de los dos supuestos usted no llegará muy lejos.

Más o menos lo mismo ocurre con los debate electorales y encorsetados de los candidatos. La ciudadanía, todos nosotros, nos quedamos pegados al televisor con una pregunta en mente: i want to work –que viene a ser algo así como queremos un curro- y los candidatos nos salen por peteneras con respuestas como the garden is beautiful o this morning the sun shone. No contentos con ello, se enzarzan en discusiones más o menos agrias acerca de si the sun brillaba más cuando ejercían tareas de gobierno o se pudrían de envidia en la oposición; si the garden era más green hace cuatro años que ahora, que atravesamos un desierto financiero.

Para mi asombro, los candidatos abandonan el plató sonrientes, con sus respectivas claques esperándolos a las puertas de las sedes de sus respectivos partidos para aclamarlos con gritos de ¡president, president! Así que atónita, apago el televisor y exclamo ¡mwen pral chuchangas fri tou de de la! ¡Hvílík sóun! Y que busquen al tipo del anuncio para que les traduzca mi cabreo. Por si no se habían dado cuenta…

cruanovillalba@gmail.com

Etiquetas

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario