Canarias Medio Ambiente SOCIEDAD Sucesos

EL HIERRO. La zona eruptiva de La Restinga sigue avanzando hacia tierra

Elblogoferoz.- La zona eruptiva de La Restinga sigue avanzando en su camino hacia tierra, abriendo una brecha con nuevas vías de escape. Esta situación provoca que el fenómeno eruptivo se vaya acercando a la localidad, con lo que disminuye la profundidad y aumenta claramente el riesgo de hacerse subaéreo, según fuentes consultadas por este digital.

Anoche El Hierro siguió temblando en el Norte, en concreto en el enjambre sísmico situado en el Mar de Los Llanillos. De hecho, entre las nueve y las once de la noche se produjeron 12 nuevos sismos de intensidad media, dos de ellos con el epicentro localizado en tierra, en la vertical del volcán Tanganasoga.

En cualquier caso, el Instituto Geográfico Nacional (IGN) corrigió anoche la intensidad del terremoto que se produjo sobre las seis de la tarde, que en principio se registró como de magnitud 4.4. El Boletín Sísmico de El Hierro lo dejaba finalmente en 3.8. A pesar de ello, tanto este seísmo como el de las ocho de la mañana, fueron ampliamente sentidos en toda la Isla, así como en zonas de La Gomera y en Fuencaliente, en La Palma.

 

Entre las nueve y las once de la noche de ayer se produjeron 12 nuevos seísmos de magnitud media

 

Señal del tremor correspondiente a ayer miércoles

La señal de tremor sigue aumentando y este dato, unido a la frecuencia con la que se producen los seísmos y los datos facilitados ayer por INVOLCAN relativos al incremento de la emisión difusa de CO2  -uno de los parámetros precursores de una erupción volcánica- hacen pensar en que estamos, de nuevo en una fase pre-eruptiva en la Isla.

Composición de los piroclastos. Los representantes del CSIC que forman parte del comité científico del Plan de Protección Civil por Riesgo Volcánica (PEVOLCA) han trasladado a la dirección del Plan los resultados preliminares sobre los primeros piroclastos arrojados a la superficie del Mar de Las Calmas.

Los fragmentos están formados por una mezcla entre dos materiales magmáticos, uno negro (basalto) y otro blanco (traquita), que se produjo en el momento de la erupción por lo que se trata de una mezcla física entre ambos materiales sin que entre los dos haya habido reacción química.

En este sentido, cabe destacar que estas traquitas son volumétricamente poco significativas y constituyen más una anécdota que la característica principal de la erupción. En realidad por las muestras que se han ido recogiendo a lo largo de estos días, la traquita sólo estaba presente en los primeros episodios y a una razón de 1 a 10 con respecto al basalto, lo que hace que no haya intervenido en determinar el tipo de erupción resultante.

 

El IGN ‘rebaja’ la magnitud del terremoto de 4.4 y lo deja en 3.8

 

Su origen puede ser debido a una remobilización (refusión) de un pequeño resto de material traquítico por parte del basalto nuevo en su camino a la superficie. Estos procesos que no son tan raros en este tipo de volcanismo se producen en un poco tiempo (de unas horas a pocos días).

Estos resultados, aunque ya habían sido avanzados, no se habían hecho públicos porque todavía no se había completado la serie de comprobaciones que hay que hacer en este tipo de estudios, y por no considerar relevante la presencia de esa mezcla de magmas como controlador de la dinámica de la erupción.

Enjambre sísmico del Mar de Los Llanillos

Cabe destacar que los estudios que han aparecido publicados en los medios de comunicación durante el día de ayer corresponden a una inquietud personal del responsable de su elaboración y no a una petición formal del Ayuntamiento de El Pinar, tal y como se ha afirmado.

Para evitar la confusión derivada de informaciones contradictorias, especialmente a los vecinos de El Hierro, la dirección del PEVOLCA insiste en la importancia de seguir los comunicados oficiales que dirige a la población. Con esta finalidad y para aquellas instituciones científicas y de investigación que quieran participar en el estudio de este fenómeno eruptivo, el Gobierno de Canarias ha creado un Comité de Coordinación Científica, para conseguir una coordinación efectiva y de debate de los trabajos de investigación en aras de lograr un mejor asesoramiento a las órganos responsables de la Protección Civil.

Procedimientos. Desde el primer momento los miembros del CSIC se hicieron cargo de la toma de muestras de piroclastos y de realizar su análisis siguiendo el procedimiento habitual en estos casos, es decir, enviado las muestras a distintos laboratorios para poder comparar resultados y para poder tener un espectro los más amplio posible de datos. Parte de las muestras fueron enviadas a Madrid (MNCN, CSIC), Barcelona (ICTJA, CSIC) y a la Universidad de Huelva, donde están realizando los estudios de petrología experimental para determinar las características termodinámicas de los magmas eruptivos. Además, se han enviado también muestras a la Universidad de Washington State, en Estados Unidos; y a la de Clermont Ferrand, en Francia; para análisis isotópicos.

Basalto y traquita. El basalto es el magma más común en la erupciones de El Hierro, tiene un 43 por ciento de SiO2, alcanza una temperatura de 1.200 ºC y una densidad de 2700 kg/m3.

Imagen de los primeros piroclastos aparecidos en el mar tras la erupción

La traquita es un magma con un contenido en SiO2 del 63%, alcanza una temperatura de 850 ºC y una densidad de 2.300 kg/m3. La traquita no es el magma predominante de la erupción, por esta razón no contribuye a incrementar la explosividad de la misma.

Tanto el material basáltico de las muestras como el traquítico, están muy vesiculados, lo que quiere decir que ambos tenían una cantidad de gas alta en el momento de hacer erupción, lo que explicaría que ésta sea explosiva (formación de piroclastos) a pesar de la presión del agua del mar sobre la boca de emisión. Sin embargo, este tipo de explosividad es normal dentro de los parámetros de las erupciones basálticas con que nos movemos y no reviste una peligrosidad adicional por el hecho de contener también magma traquítico.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario