Sin categorizar

CORTO… Y CAMBIO. Arquitectura textil. Por Carmen Ruano

Estaba leyendo ayer que, según un estudio, las revistas y la televisión aumentan en las mujeres la insatisfacción corporal. Una obviedad, a mi juicio, porque casi nadie está contento con lo que le tocó en el reparto genético: el que tiene el pelo liso lo hubiera preferido rizado y viceversa; el alto está hasta las narices de no encontrar cama a la medida y el bajo reniega de su tamaño cada vez que un armario de cocina queda fuera de su alcance. La cuestión es protestar y envidiar lo ajeno.

La insatisfacción corporal ha encontrado, aunque no lo crean, un aliado excepcional en la industria textil, antes de que la mitad del país decidiera pasar por el quirófano para tupirse a bótox; acudir en masa a las peluquerías para tratarse el pelo con keratina, ingerir isoflavonas por un tubo, ponerse uñas de porcelana, esconder los dientes tras un amasijo de hierros o quitarse costillas como quien se desprende de un par de zapatos usados.

Pero a lo que iba, antes del quirófano, los sostenes lanzaron un órdago a la ley de la gravedad elevando senos con desparpajo. Los calzoncillos con relleno hicieron que proliferaran por las calles glúteos masculinos de infarto y los tacones –en todas sus variaciones, incluso los que se esconden dentro de los zapatos de hombre- elevaron centímetros y autoestima a partes iguales.

Fajas, calzoncillos, sujetadores, pantalones, blusas y complementos proporcionan material suficiente para que cada uno de nosotros componga su particular remodelación corporal antes de salir de casa y enfrentarse a los demás. Por eso me llama la atención que las jóvenes se depriman al comparar sus cuerpos con las imágenes que aparecen en las revistas y en la televisión. No hace falta tanto, sino llegar a casa, desnudarse y mirarse en el espejo para ver los estragos que causa despojarse de la ortopedia textil en la que nos hemos embutido por la mañana. Sólo que yo no me deprimo, la última vez que lo hice casi me muero del susto. Y no era jalogüin.

cruanovillalba@gmail.com

 

3 Comentarios

Clic aquí para publicar un comentario

  • HOY MUCHAS PERSONAS CON VARIOPINTOS COMPLEJOS TE AGRADECERAN ESTE ARTICULO TAN OPTIMISTA PARA LA AUTOESTIMA. GRACIAS.

  • Genial tu párrafo final. Lo asumo por completo . Gracias por tu ironía y por alegrarnos con tus comentarios.
    Si te fijas todas las que comentamos somos mujeres. Posiblemente más desinhibidas que ellos jejeje