Sin categorizar

CRÓNICA POLÍTICA. ¡Dios! Por Carmen Ruano

Ir a las presentaciones de los candidatos del Partido Popular se está convirtiendo para mí en una cuestión de fe. Recuerdo que -en su presentación como candidato a la alcaldía de Santa Cruz-  cuando Ángel Llanos soltó de manera contundente ¡creo en Dios!, caí de rodillas en el Auditorio y tardé en reponerme de las lesiones, que una ya no está para muchos trotes. Pero ayer se me apareció Dios directamente. Es decir, Antonio Alarcó.

Las cosas como son, yo en realidad iba más interesada en la aparición estelar de Ignacio González, la nueva pareja de hecho electoral de José Manuel Soria, que de los candidatos en sí. Una vez en CajaCanarias el morbo se incrementó porque en el escenario se proyectaban imágenes de ciudadanos con carteles que resumían algunas consignas, tales como “que piensen en mis problemas, no en los suyos”, “que tener un hijo no sea un problema laboral”, “que no me engañen”… El que me llamó la atención fue uno que rezaba “queremos políticos serios y responsables” y pensé para mis adentros, no me caerá la breva de que Ignacio González aparezca justo al mismo tiempo que el cartelito de marras. Y no. No me cayó.

Pero González entró sin musiquilla a todo trapo y sin presentación por todo lo alto. Como si fuera un cualquiera. La entrada triunfal se reservó para Cristina Tavío, José Manuel Soria y los candidatos, que discurrieron con gracia por la escalinata del salón de CajaCanarias a excepción de Pablo Matos, que resbaló y no se dio un leñazo contra el suelo de milagro. No sería el único acontecimiento extraordinario de la noche, en la que el presidente del PP llevó a cabo una exhibición de política económica tras su paso por Harvard y la presidenta del PP tinerfeño se peleó con sus brackets recién estrenados [para los que no lo sepan los brackets son esos tornillitos con los que uno pretende mejorar su dentadura, amargarse las comidas y estropear su capacidad oratoria, todo al mismo tiempo].

Hubo otros hechos destacables: la presencia de todos los herreños del PP, que aprovechando que el famoso volcancito submarino se ha quedado sin resuello, acudieron en masa al acto, y las lentejuelas de la candidata de La Palma al Senado, María de Haro, que tiene una querencia exagerada por los vestidos luciérnaga.

Por supuesto, repartieron estopa a los del PSOE y a los de Coalición Canaria, de los que dijeron que no son la voz de Canarias en Madrid, sino el “eco de Zapatero”. La militancia, como siempre, estuvo a la altura, abucheando sin desmayo las imágenes del vídeo electoral en el que aparecen Ana Oramas y Paulino Rivero con José Luis Rodríguez Zapatero y aplaudiendo a rabiar y jaleando a los candidatos populares, que era de lo que se trataba.

Y en esto, Alarcó subió a la tribuna y, a decir verdad, fue el que más enardeció al público. Y allí, delante de todo el mundo, relató cómo le había salvado la vida al padre de su compañera en la lista del Senado, Luz Marina Socas. Como lo oyen. En medio de un avión en el que ambos coincidieron. Aún no había despegado la aeronave cuando al progenitor de la candidata le dio un infarto y allí apareció presto Antonio Alarcó, que le practicó el boca a boca, una traqueotomía, un masaje de reanimación cardiopulmonar, mientras paraba el avión y enviaba al infartado camino del hospital. Hoy  puede contarlo. Alarcó, también. Y la esposa del vulcanólogo Juan Carlos Carracedo, lo mismo.

No sé si el PP nos salvará de la crisis, pero lo cierto es que su candidato al Senado salva muchas vidas. Como Dios. En el mitin de Ángel Llanos, el candidato se declaraba cristiano, en el de ayer, el Verbo y se hizo carne y habitó entre nosotros. Amén.

cruanovillalba@gmail.com

PD: Por si no lo reconocen, el de la foto es Ignacio González, integrándose plenamente en el foro popular brazo en alto…

Etiquetas

2 Comentarios

Clic aquí para publicar un comentario

  • NO, NO SABE CANTAR. JAJAAAJJAAA. ESTA PIDIENDO ( gorroneando ) UNOS EURILLOS PARA SU AUTOCAMPAÑA. CARMEN GRACIAS POR TUS ARTICULOS. -» UNA SONRISA CUESTA MENOS QUE LA ELECTRICIDAD, Y DA MAS LUZ «-