Sin categorizar

CORTO… Y CAMBIO. Un tremor popular. Por Carmen Ruano

En agosto, cuando medio país andaba de vacaciones y el otro medio en el paro, el líder del PP canario, José Manuel Soria, desplegaba una inusitada actividad en las islas, aunque de forma sigilosa. El anonimato y el secretismo eran aspectos esenciales para que triunfara su plan B [Borrar a Paulino del Mapa]. De hecho, ya había conseguido dinamitar parte de La Palma para cabrear a Antonio Castro, aunque la carga colocada en el Cabildo palmero no llegó a explosionar.

De noche, bajo el árbol del Garoé, se citó con Alpidio Armas. Le acompañaba Manuel Fernández, interlocutor necesario en este caso porque los de El Pinar –a los que se conoce como los abertzales herreños- hablan un lenguaje muy suyo, como Eligio Hernández, sin ir más lejos. Soria le explicó el plan B a Alpidio y sellaron el acuerdo. Intercambiaron el material explosivo, los detonadores y el teléfono de un par de abogados. Luego, cada uno se fue por su lado.

Al día siguiente, Soria se dejó ver en La Restinga, en una visita oficial de apoyo a los populares, comió pescado en un conocido restaurante y comentó que le gustaría darse un paseo en barco para confraternizar con los hombres de la mar, cuyo sacrificio nunca es bien ponderado ni por el PIB ni por las autoridades de Bruselas…

Antes del atardecer, como era previsible, embarcó con Manuel Fernández y un pescador anónimo que, ahora, ha relatado a la Guardia Civil que no sospechó nada cuando el presidente del PP canario arrojó un bulto al mar: Dijo que era una ofrenda floral, aunque no vi flores y aquello se hundió en el mar con rapidez. Y ahora que lo dice, Soria empezó a reírse, a carcajadas, ya sabe, como si estuviera poseído…

Poco después empezaron los temblores en El Hierro… Y el lunes, Soria detonó a Ignacio González junior. Luego detonó a los nacionalistas en el Cabildo de Gran Canaria. El fondo del mar junto a la isla del Meridiano empezó a resquebrajarse y a vomitar fuego.

Paulino recibió la noticia acojonado.
-¡Viene a por mí!, le gritó a González Ortiz, ¿qué hacemos?

-¿Llamamos a la Policía Canaria?

cruanovillalba@gmail.com

2 Comentarios

Clic aquí para publicar un comentario

  • ¿ UN BULTO NEGRO CAYO AL MAR ? ERA SORIA EN PLENA INMERSION, FIJATE COMO QUEDO EL AGUA AL EVACUAR SUS GASES A LA VEZ QUE ALETEABA SIN PARAR; CUANDO SALIO DEL AGUA SE DIJO A SI MISMO:-¡¡¡ ÑOOOSSS QUE LIVIANITO ME QUEDAO !!!- JAJAJA… CARMEN MUY EN TU LINEA. UN SALUDO A LOS HERREÑOS Y QUE PRONTO PUEDAN VOLVER A SUS CASAS, LOS PESCADORES A LA MAR , LOS AGRICULTORES AL CAMPO Y … LOS NIÑOS AL COLE.