Sin categorizar

AULLIDOS. 10 de octubre de 2011

Milagros Luis no aguantó la espera. Eso dice, aunque luego no lo concreta demasiado, la nota remitida por el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife con ocasión de la entrega de trofeos de la regata Infanta Cristina que se ha celebrado este fin de semana en el Club Náutico. Según la nota, la directora general de Deportes del Gobierno de Canarias, Milagros Luis Brito, se mandó a mudar y no entregó los premios, aunque en su disculpa podemos decir que el acto se retrasó un par de horas. Sí estuvo Ricardo Melchior, pero no José Manuel Bermúdez, que andaba pedaleando en la bici…

 

Un año sin Adán. Parece que fue ayer mismo, pero hoy se cumple un año del fallecimiento de Adán Martín, el que fuera presidente del Gobierno de Canarias. Los que le teníamos precio de verdad seguimos echando de menos su impuntualidad, sus prolijos análisis de casi cualquier cosa que tuviera relación con Canarias y, sobre todo, su inmensa humanidad. Y hoy, seguramente, todos nos acordaremos de Pilar Parejo, su viuda, que intenta salir adelante a pesar de la tremenda ausencia de Adán, el hombre de su vida…

 

No corre la maratón, pero… Hombre, no podemos decir que sea un corredor de fondo, pero hace sus pinitos en otros deportes. Después de aparecer en campaña electoral sobre una tabla de skate, es decir, sobre un monopatín, el alcalde de la capital tinerfeña, José Manuel Bemúdez se atrevió ayer con la fiesta de la bicicleta. Pedaleó lo suyo y fue bien equipado, casco incluido, para evitar males mayores en caso de caída tonta. Quien no se dejó ver fue Julio Pérez, que tenía una coartada perfecta: su partido iniciaba la precampaña electoral y le evitó hacer esfuerzos innecesarios.

 

La sobrina sigue intentando ser policía. ¿Se acuerdan del follón que se armó cuando se transcribió una conversación telefónica entre Paulino Rivero y el alcalde de Arona, José Alberto González Reverón a cuenta de unas oposiciones a la Policía Local a las que se había presentado la sobrina del presidente canario? Pues bien, a pesar de la llamada, parece que la chica no tuvo suerte y no ocupó la plaza, pero no llegó a desanimare, Iballa Rivero quiere ser policía a toda costa y sigue intentándolo… Que sepamos se ha presentado a oposiciones en La Orotava, Arafo y La Laguna, con poca fortuna en lo que a puntuación se refiere en los ejercicios teóricos, lo que invalida la tesis de su tío acerca de la eficacia de la Universidad de la vida. En todo caso, da la impresión que la chica no ceja en su empeño de ser ‘poloca’ y quién sabe si en un futuro incluso guardia autonómica.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario