Sin categorizar

CORTO… Y CAMBIO. Pipí y popó. Por Carmen Ruano

Los ciudadanos deberíamos amortiguar nuestra inquina hacia la clase política porque vale que hay algunos que son unos vividores, vale que hay quienes se apropian de lo ajeno, vale que los hay vagos y caraduras, pero también, amigos míos,  hay quienes realizan una dura tarea, no siempre agradable y que a buen seguro usted declinaría llevar a cabo.

Les pongo un ejemplo: esta semana, Julio Pérez y Dámaso Arteaga, primer y sexto tenientes de alcalde, respectivamente, del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife se ha han ido a inspeccionar el pis can del Parque García Sanabria. Habrán deducido ya que se trata del cagadero de los perros en el parque, pero dicho con más finura y de una manera que raya lo cursi, teniendo en cuenta de que es una porción de terreno donde las mascotas dan rienda suelta a sus necesidades fisiológicas.

Como se trata del Ayuntamiento de la capital tinerfeña, regido por un pacto, a inspeccionar el pis can no fue un concejal, fueron dos. Uno de cada partido. Los dos enfundados en ternos de diario y encorbatados y supongo –porque la foto no lo muestra- que con calzado de despacho, no con zapatillas deportivas. No sé ustedes, pero yo me los imagino a los dos junto al personal que llevaba a cabo la tarea de desinfectar la zona, mirando con interés la arena:

-Julio, aquí hay popó canino, avisa al técnico, le dice Dámaso a su compañero de corporación.

-¡Mierda!, responde Julio.

-Por Dios, modera el lenguaje, se escandaliza Dámaso.

-¡He pisado una mierda!, aclara con enfado Julio.

-¡Joder!, y esos son zapatos de los caros, ¿no?, dice Dámaso que se ha acercado con precaución y observa el desastre. Con disimulo intenta sacarle a Julio una foto con el móvil para colgarla en el féisbuk, con tan mala suerte que también pisa el popó del perro.

Los operarios, en otra esquina del pis can, se parten de risa mientras fumigan la zona de meados.

-Te lo dije, comenta uno de ellos. Esto de la política es una mierda.

-¡Calla!, no oíste al jovencito. La política es popó.

-Vale.

-Y no mires, pero hay un perro que le está meando la mochila al fotógrafo.

-Pero… pero si es la mascota del alcalde.

cruanovillalba@gmail.com

1 Comentario

Clic aquí para publicar un comentario