Sin categorizar

AULLIDOS. 7 de octubre de 2011

Milagros Luis acompañará a Melchior en el Senado. Bueno, en realidad queremos decir que lo acompañará en la lista electoral, que está por ver que salgan ambos los dos ante el previsible tsunami electoral del Partido Popular. El presidente del Cabildo tinerfeño llevaba unas semanas manteniendo un pulso con su partido, Coalición Canaria, para buscar un número dos de peso que sumara votos y no los restara, como ocurrió en los últimos comicios al Senado, en que le colocaron a una desconocida del PNC. Claro que teniendo en cuenta la contestación que ha tenido Milagros Luis Brito en la Consejería de Educación, eso de sumar aún está por ver…

Melchior, Alarcó y Abreu se pelearán por el Senado

Tres eran tres… La confirmación de Ricardo Melchior como candidato al Senado va a animar en demasía el Cabildo de Tenerife ya que las tres personas que pelearon por la presidencia de la corporación insular ahora se verán las caras para disputarse un escaño en la Cámara Alta: el propio Melchior, el socialista Aurelio Abreu y el popular Antonio Alarcó, así que la campaña electoral va a estar muy, pero que muy entretenida. Dicen que Alarcó tiene el puesto garantizado, así que las apuestas serán quién de los otros dos candidatos se queda en tierra.

La sombra de Alarcó. Aunque no las tuviera todas consigo, Ricardo Melchior estaba ‘casi’ obligado a presentarse en estas elecciones, teniendo en cuenta que Alarcó, con el que mantiene ahora una gélida relación, le arrebató el escaño en el Senado en los últimos comicios, algo que al político nacionalista le sentó muy mal y que el consejero popular se ha encargado de restregarle en cada ocasión que puede. De hecho, el PP tinerfeño especuló con que el actual presidente del Cabildo no se atrevería a concurrir  a las elecciones para no perder de nuevo contra Alarcó.

 
Carne de perro, taxistas y denuncias. Hace unas semanas las declaraciones de un directivo de una cooperativa de taxis de Santa Cruz destapaba la caja de los truenos. Denunciaba que algunos taxis capitalinos circulaban sin la limpieza que requiere un servicio público como este; denunciaba también que la indumentaria de algunos conductores no es la correcta para conducir el vehículo (algunos conducen con cholas, pantalones cortos, etc.). También denunciaba que algunas unidades no disponen de la documentación legal para circular, y algunas cosas más. Todas ellas sancionables y que han pasado «desapercibidas» desde las instancias públicas. A raíz de esta denuncia algunas asociaciones, lejos ver si todo esto era cierto y actuar con firmeza frente a los taxistas que no actúen correctamente, entraron a matar a la persona que tuvo el valor de decir abiertamente lo que todos saben pero callan. «Perro no come carne de perro», señalaron con el dedo. Pero eso podría estar muy bien entre algunos gremios (y así nos va a veces a los consumidores) pero nunca cuando lo que está en juego son las vidas y los intereses de los pasajeros.

Interceptan un taxista que lleva cinco años sin seguro, y sin nada de nada. Ante estas denuncias, y al saltar a la casi totalidad de los medios de comunicación, el Ayuntamiento de Santa Cruz se puso -discretamente- manos a la obra. Sepan nuestros lectores que cada taxista tiene que pasar una rigurosa inspección técnica municipal, donde un funcionario (que tiene el listado de todos los taxis de la capital y les va comunicando las fechas de inspección) va mirando papel por papel si lleva todo en regla, como es el caso del taxi de la foto, que presentó toda la documentación en el portaequipajes para que el técnico municipal vea los documentos, y de paso el estado de sanidad del coche. Lo que no comprendemos es que, tras estos controles aparentemente rigurosos se den casos como el de ayer, donde agentes de la policía local de Santa Cruz interceptaron un taxi (del que tenemos el número de licencia) con el que el conductor llevaba circulando cinco años, sin póliza de seguros, sin haber pasado la ITV, sin tarjeta de transporte, sin haber pasado tampoco la inspección del taxímetro y mucho menos la inspección sanitaria del ayuntamiento, El vehículo fue requisado inmediatamente y trasladado en grúa hasta los depósitos municipales. Creemos que procede que desde la Casa de los Dragos se investigue cómo es posible que una persona campee a sus anchas por nuestra capital en la más absoluta impunidad durante un lustro, teniendo en su organización medios de control suficientes para detectar estas anomalías en poco tiempo.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario