Sanidad SOCIEDAD

SALUD. Dormimos casi una hora y media menos que hace 60 años

Elblogoferoz.- La realización de ejercicio físico diario, la relajación y la reducción de la ansiedad pueden ser, a priori, las principales condiciones para mejorar la calidad del sueño y no sufrir el trastorno de insomnio, según destacó ayer jueves el neurofisiológico de la Unidad de Patología del Sueño del Hospital Universitario de Canarias, Pedro Javier Pérez Lorensu, que ofreció una ponencia bajo el título Consejos para dormir mejor en la sede del Colegio Oficial de Médicos de Santa Cruz de Tenerife.

El ponente, especialista en Neurofisiología, insistió también en la idea de que dormir de forma regulada y realizar siestas diarias de unos veinte minutos, reducir el consumo de cafeína, tabaco y otros estimulantes y evitar las cenas copiosas pueden mejorar el proceso del sueño.

Otros consejos para dormir mejor están relacionados con la relajación. En este sentido, Pérez Lorensu puso sobre la mesa que antes de iniciar el sueño el paciente debe liberarse de tensiones e incluso orinar. También es aconsejable ducharse una hora antes de iniciar el sueño, adecuar la temperatura, humedad y luminosidad de la habitación, reducir el ruido ambiental, así como utilizar la cama únicamente para dormir y mantener relaciones sexuales.

 

El neurofisiólogo Javier Pérez Lorensu recomienda ejercicio físico diario, relajación y reducción de la ansiedad para mejorar el descanso

 

Asimismo, si el paciente no logra conciliar el sueño es mejor que deje de llevar a cabo este proceso y utilice la técnica de los diez minutos para asociar la cama a un inicio rápido del sueño.

Con respecto a la terapia conductual, el especialista considera positivo que el paciente deba desacreditar las expectativas irreales sobre el sueño, aclarar los conceptos erróneos del insomnio, reducir la ansiedad y llevar a cabo diferentes técnicas de relajación.

Por otro lado, no se ha demostrado que la utilidad de la medicina alternativa pueda paliar realmente los síntomas del trastorno del sueño, aunque existen evidencias de que el tai chi, yoga y acupuntura pueden ayudar a mejorarlo.

 

Un recién nacido necesita dormir unas 16 horas; los pequeños de 3 a 5 años, 11 horas; el adolescente 10 horas; el adulto entre 7 y 8 horas; y el anciano 6

 

Cabe destacar que el insomnio, el trastorno del sueño más acuciante, produce alteración de la memoria, irritabilidad o mal humor, somnolencia, cansancio excesivo y falta de capacidad de atención. Incluso este factor puede incrementar la probabilidad de padecer un accidente de tráfico o laboral. Se estima que el 25 por ciento de niños puedan padecer este trastorno del sueño.

El especialista aseveró que antes del inicio del proceso científico del estudio del sueño, se creía que este era un estado “pasivo”, en el que interrumpe la actividad del organismo y su comunicación con el ambiente.

Pérez Lorensu explicó que el término sueño hace referencia a una gran variedad de estados, que incluye la fase de descenso de actividad locomotora lenta, el complejo proceso de fenómenos fisiológicos y de comportamiento asociado. Aseguró también que este proceso sigue una evolución determinada por la maduración del sistema nervioso.

Función restauradora y termorreguladora, conservación de la energía, teoría adaptativa e instintiva, consolidación de la memoria y refuerzo, control de las redes sinápticas y nerviosas son las principales funciones del sueño expuestas por el neurofisiológico del HUC.

Dentro de las observaciones del comportamiento del sueño, el especialista aseguró que dormimos como media casi una hora y media menos que hace 60 años, debido sobre todo a la privación del sueño durante la semana laboral.

En este sentido, apuntó que un recién nacido necesita dormir unas 16 horas; los pequeños de 3 a 5 años, 11 horas; el adolescente 10 horas; el adulto entre 7 y 8 horas; y el anciano 6.

Etiquetas

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario