Sin categorizar

VÉRTIGO. Los radicales, contra Bermúdez. PorJosé Carlos Alberto Pérez-Andreu

Somos muchos los que empezamos a estar cansados de las pataletas y las mentiras de los radicales que cuestionan este sistema electoral, únicamente, porque no les favorece en una institución puntual y en un momento determinado. Hablo de una caterva de indignados, que no hace más que insultar y despreciar la manera en la que se elige un alcalde porque, esta vez, no ha sido de su agrado. Me parece serio replantearse el procedimiento por el que los alcaldes de todos los ayuntamientos españoles son elegidos. Pero por favor, hagámoslo los demócratas que entendemos que las leyes electorales están para ser mejoradas, y no aquellos que insultan altaneramente desde el resentimiento y la rabia que destila el odio. Estos son la otra cara de la memoria histórica de Zapatero. Enfurecidos porque Bermúdez (CC) es el alcalde, nos llegan a contar que en el África negra, en los poblados amazónicos y en los esquimales e incluso hasta los pieles rojas eligen a sus jefes por el número de sufragios. Y, sencillamente, es falso. Muchos de estos pueblos, mínimamente desarrollados, no eligen absolutamente nada. Todo se lo imponen y es, estrictamente, porque lo único que impera es la ley del más fuerte. Eso, estimados acólitos totalitaristas del subdesarrollo, es el fascismo.

No voy a entrar en estos momentos en si Bermúdez es o no mejor alcalde de lo que hubiera sido Cristina. Simplemente, porque no lo sé. Lo que sí es cierto, estimados radicales del pensamiento político, es que los vestigios del PP (no centrado) que algunos añoran se han negado año tras año, y ya son décadas, a cambiar estas leyes electorales que ahora ustedes piden. Y ha sido porque nunca les ha interesado. Pero Canarias no es Murcia y, afortunadamente, aquí existe una fabulosa amalgama de opciones políticas sobre la que los ciudadanos y, concretamente, los vecinos de Santa Cruz podemos elegir. Y de facto lo hemos hecho. Y Corrales, Guigou o Fernández Arcila me merecen el mismo respeto que la candidata del PP, que Julio Pérez o que el propio alcalde. Esta orquestada campaña en contra de Bermúdez, flaco favor le hace a Tavío, al PP y a Santa Cruz. Destila mal olor y no es típica de los conservadores de los que me precio de ser amigo. Cristina es una política con la talla suficiente para haber diseñado un PP a su medida, y con las convicciones personales y políticas idóneas para llegar lejos. Y si no, tiempo al tiempo. De cualquier modo, a los fanáticos les recomiendo mucha valeriana porque la crisis es mundial, y gestionada de mejor o peor manera, las cosas no iban a cambiar esencialmente. El liberalismo económico está en caída libre y vamos a ver cómo se reconduce esta batalla. Estoy convencido de que Rajoy lo hará muchísimo mejor que el triste Zapatero pero, lamentablemente, no va a resolver por sí mismo la situación. Yo, lo que hoy echo de menos en Santa Cruz, es espíritu de grandeza. Pero, a la fin y a la postre, como cantaba Víctor Manuel, uno no es más que un corazón tendido al sol. Como siempre, al final llegan las dudas ¿Y si el PP canario estuviera siendo utilizado, muy sigilosamente, en una guerra de intereses contra CC, que nada tiene que ver con la política?

josecarlosalberto@gmail.com

Twittter: jc_alberto

Etiquetas

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario