Ciencia Sanidad SOCIEDAD

SANIDAD. La vacuna española contra el VIH supera con éxito la primera fase

SINC.- Los resultados del primer ensayo de la vacuna española contra el VIH son prometedores. El 90% de los voluntarios presentaron una respuesta inmune contra el virus y el 85% de ellos la mantuvo durante un año. En octubre se va a iniciar un ensayo clínico en fase I para comprobar su eficacia terapéutica.

La vacuna MVA-B, desarrollada por Mariano Esteban, director del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC), ha conseguido una respuesta inmunológica en nueve de cada diez voluntarios sanos, protección que se mantiene durante un año en el 85% de ellos.

«Si nuestra vacuna tuviera un 50% de eficacia, imaginen la cantidad de muertes que se iban a prevenir. Aunque el deseo es que proteja más de un 90% –explica Esteban a SINC–. Pero con un 50% de eficacia comprobada, que es por ejemplo lo que protege la actual vacuna de la malaria, se comercializaría después de terminar la fase III y con la eficacia demostrada. Es de esperar que en 5 años tengamos algo que esté en fase III».

 

El primer ensayo logra un 90% de respuesta inmune

 

Hasta el momento, se ha probado la vacuna de forma preventiva, pero en un próximo ensayo que comenzará la primera semana de octubre, se va a probar su eficacia terapéutica en pacientes infectados por VIH.

En la imagen (de izquierda a derecha) Felipe García, Mariano Esteban y J. C. López Bernaldo de Quirós / Foto: SINC

Tras esta primera fase del ensayo, en el que han colaborado además el Hospital Gregorio Marañón y el Hospital Clinic de Barcelona, se ha ratificado que la vacuna es segura para quienes la reciben. Solo tuvo efectos adversos en tres de los 30 voluntarios del estudio, pero ninguno relacionado con la vacunación.

Esta vacuna es capaz de activar dos mecanismos de defensa distintos al estimular tanto células inmunodepresoras, que atacan a las células infectadas, como anticuerpos en el 95% de los pacientes inmunizados, un tercio de los cuales son neutralizantes.

La vacuna MVA-B, desarrollada para combatir específicamente el subtipo B del virus del VIH, utiliza el mismo virus que se utilizó en la vacuna que consiguió erradicar la viruela, pero atenuado. El ensayo del que parten estos resultados se inició en 2009, aunque la investigación inicial comenzó hace más de diez años en el CNB en ratones y macacos.

Efecto terapéutico. En el ensayo clínico para medir la eficacia terapéutica de la MVA-B, que comenzará la primera semana de octubre, participarán 30 pacientes infectados por VIH que están en tratamiento antirretroviral estable y que nunca han presentado niveles bajos de defensas. De los pacientes, nueve se han reclutado en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid, otros nueve en el Hospital de Can Ruti de Badalona y 12 en el Hospital Clínic de Barcelona.

Todos serán vacunados aunque diez de ellos recibirán placebo. Se les suministrarán tres dosis de vacuna –al comienzo, al cuarto mes y dos meses después de la última dosis–.

Los pacientes seguirán tratamiento retroviral durante seis meses, en los cuales se realizará un seguimiento estricto para comprobar que los pacientes vacunados controlan mejor la carga viral que los pacientes que han recibido placebo.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario