Sin categorizar

CORTO… Y CAMBIO. Cumpleaños ¿feliz? Por Carmen Ruano

No hay peor trance, a determinada edad, que cumplir años y que el hecho trascienda más allá del círculo de amigos íntimos, que te conocen de toda la vida y a los que intentar engañar sobre tu edad resulta tan inútil como melancólico. Por no decir patético, que pretendas que tu compañero de clase durante todo el bachillerato crea que cursaste el mismo curo con seis años menos…

Yo consideraba, hasta ahora, una tontería eso de no decir la edad, así que tan pronto se acercaba el cumpleaños cursaba las invitaciones de rigor y soltaba la añada a la que pertenecía sin importarme un pimiento el qué dirán. Pero ahora dicen, y mucho, en el maldito cumpleaños.

La verborrea exultante que acompaña la felicitación se divide en varios tipos: a) modelo lata de sardinas: qué bien te conservas; b) modelo egipcio: a tu edad hay otras que parecen momias; modelo Llongueras: ¿no te han salido canas o es que te tiñes?; d) modelo funerario: alégrate de cumplirlos, dando por hecho de que esa edad ya podrías estar muerta; e) modelo Adolfo Domínguez: no te preocupes, las arruguitas te dan expresión a la cara; f) modelo tercera edad: ¿y cuánto te queda para la jubilación?; g) modelo Carlos Gardel: mujer, si 50 años no son nada, y h) modelo estadístico: no te preocupes, la media de edad de vida de la mujer canaria está en ochenta años. No te preocupes, dicen para hacerte caer en la cuenta de que te queda menos de media vida por delante.

Así que a partir de ahora descumpliré años, de dos en dos… Aunque pensándolo bien, pareceré más vieja con apenas 18 años cumplidos. Quizás sea más rentable cumplirlos de cinco en cinco. O no, porque como siga añadiendo velas a la tarta voy a parecer un almacén de Ikea en plenas Navidades.

cruanovillalba@gmail.com

Etiquetas

3 Comentarios

Clic aquí para publicar un comentario

  • ¡Coño!, que mi cumpleaños es en marzo. Es una hipotética columna basada en hechos reales pero futuros…… ja ja ja Gracias de todos modos