Sin categorizar

Marc Faber. Por Javier Zerolo

Cuando dices públicamente que, para enseñar a un hijo qué es la inflación, lo mejor es comprar un bono norteamericano de 100 dólares, enmarcarlo, y comprobar cómo su valor disminuye hasta la nada en los próximos 20 años, no es extraño que te llamen “Doctor Doom”, algo así como doctor Muerte. Eso le pasa a Marc Faber, un economista, empresario e inversor nacido en Suiza, que ha logrado fama por su inconformista punto de vista de los manejos económicos actuales y su filosofía alternativa de inversión. En un blog de fácil lectura, el tipo no se enrolla y va directamente al grano, responsabiliza a las grandes corporaciones y gobiernos de la terrible inflación actual, del desastre económico que hemos vivido y seguiremos padeciendo.

Recientemente colgó una frase nada esperanzadora. Dice que el mundo occidental no ha logrado recuperarse realmente de la crisis. Los mercados de valores subieron debido a la impresión de dinero y el apoyo a entidades bancarias en 2009. “Mi opinión –afirma-, es que probablemente pueda salir del paso otros dos o tres años por acumular el déficit fiscal o la impresión de más dinero. No sé cuándo va a suceder, en 2012 o en 2018, pero la próxima crisis será peor que la de 2008”. ¡`Ños´, compadre! Fuerte quinquenio nos espera si se cumple su predicción.

Este inversionista atípico que aconseja comprar oro y no bonos ni acciones, cuyas conferencias y consejos se han revalorizado en los últimos años, fue el que dijo en junio de 2008 cuando el Gobierno Bush estudiaba un proyecto de ayuda a la economía americana: “El Gobierno Federal está estudiando conceder a cada uno de nosotros una suma de 600 dólares. Si gastamos ese dinero en Walt-Mart, ese dinero va para a China. Si gastamos el dinero en gasolina, va para los árabes. Si compramos un ordenador, el dinero va para la India. Si compramos frutas, irá para México, Honduras o Guatemala. Si compramos un buen coche, el dinero irá para Alemania o Japón. Si compramos tonterías, se va para Taiwan, y ningún centavo de ese dinero ayudará a la economía americana. El único medio de mantener ese dinero en USA es gastándolo con putas o cervezas, considerando que son los únicos bienes todavía producidos aquí. Yo, estoy haciendo mi parte”. Bush no repartió millones de dólares entre los ciudadanos “yankees”, entregó la pasta a los bancos, a quienes tranquilizó engordando aún más sus beneficios.

Un genio Faber, sobrado de humor. Tanto como la respuesta que dejó en el blog un lector español: “Estimado Marc: Realmente la situación de los norteamericanos es cada vez peor. Y lamento informarle que la Budweiser fue recientemente comprada por la brasileira AmBev. Por lo tanto, le quedan solamente las putas. Ahora, si ellas (las putas), decidieran mandar su dinero a sus hijos, el mismo vendría directamente hacia Congreso de los Diputados en Madrid, donde existe la mayor concentración del mundo de los hijos de estas señoras”.

Sea usted inversor, ciudadano preocupado por los entresijos de la economía mundial o un simple lector con ganas de descubrir opiniones contrarias, no deje de asomarse a la casa de Marc Faber:

 http://marcfaberblog.blogspot.com

www.javierzerolo.com

Etiquetas

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario