Juan Velarde

DESDE MI ESCAÑO. Los chorras de la marcha verde. Por Juan Velarde

¡Qué manía con manipular la realidad! La zurda se ha echado feliz y alegre a la calle con la reivindicación de que hay que mantener los puestos de los profesores interinos. La noticia se vende y se cocina al  gusto del consumidor sindical, es decir, que Esperanza Aguirre quiere cargarse a 3.500 profesores. La cifra, para empezar, no es cierta, son muchos menos, pero es que además no va a eliminar nada, sólo cumplir con la legislación vigente, que es prescindir de personal que no tiene ganada su plaza por oposición, pero que por una situación puntual (excedencias, bajas laborales por enfermedad, permisos por maternidad) han conseguido acceder temporalmente a la función pública, pero no de por vida, evidentemente.

 

Hace algunas fechas tenía la ocasión de hablar sobre este tema, pero ante la machaconería de los comandos manipuladores, no hay que procrastinar, hay que seguir en la brecha, recalcando que la medida emprendida por la presidenta de la Comunidad de Madrid no es ninguna persecución contra nadie, sino que es pura necesidad y, además, supone un paso importante para empezar a adelgazar las administraciones de personal que no logró pasar el corte establecido.

 

También estamos de acuerdo que el follón callejero que le están montando a Aguirre no se sostiene con argumentos lógicos. Saben perfectamente los organizadores de las algaradas que no tienen razón, que algún día llegaría el momento de dejar ese puesto que, además, le corresponde a personas que sí aprobaron sus oposiciones, pero, claro, ahora estamos a dos meses para unas elecciones e interesa montar el circo, hacer pasar a la presidenta conservadora como una intolerante, como alguien que está empeñada en la política de la privatización, justo el mismo cuento falaz que con la sanidad. Y si cuela, cuela.

 

De todas maneras, la marcha verde ha fracasado porque sólo a estos sindicatos de chichinabo se les ha ocurrido integrar a los ‘zejateros’, a los indignados y a figurantes que se hacen pasar por docentes cuando, en realidad, podrían ser miembros de Animalario. Y es que el problema que tienen algunos es su vicio de aparecer siempre en las primeras planas y en los primeros planos, y alguno del 15-M parece que le ha cogido el gusto a esto de hacer horas extras yendo de manifa en manifa. Con la variedad de medios que tenemos en la actualidad resulta casi imposible que no te pillen haciendo el chorra, unas veces con el fonendoscopio y otras con la regla y la tiza.

juanvelarde@gmail.com

Etiquetas

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario