Sin categorizar

CORTO… Y CAMBIO. ¡Sálvame, por Dios! Por Carmen Ruano

Telecinco. 14:30 de la tarde. Plató de Sálvame. Se produce un revuelo entre los habituales del programa cuando llega Paulino Rivero. Belén Esteban lo mira embelesada y le estampa dos besos, así que hay que retocarle el maquillaje antes de entrar, en directo, en antena.  Treinta segundos después comienza a sonar la sintonía y todo el mundo se coloca en su sitio. Jorge Javier Vázquez, el presentador, da la bienvenida a los telespectadores sentado en el putitrono rojo. A su lado, en otra silla colorada, Rivero se revuelve incómodo.

– ¿Qué delgada línea separa el amor del odio?, le espeta al público el presentador. ¿La traición?, ¿los celos?, ¿el engaño?, ¿la mentira? Empieza preguntándose Jorge Javier Vázquez mientras una música de redoble apuntala el suspense…

– Hoy tenemos en el plató a Paulino Rivero, el presidente canario, cuya tórrida relación con José Manuel Soria ha acabado como el rosario de la aurora.

– ¿Cómo el rosario de quién?, le interrumpe a grito pelado Belén Esteban. ¡Oyes, con mi presidente no te metas!, le amenaza…

– Pero si tú eres de Madrid, se ríe Jorge Javier Vázquez…

– Pero estuve en la Gala del Carnaval de Tenerife, donde triunfé por cierto, y desde ese día soy medio canaria. Así que ojito con lo que dices.

– Bueno, bueno… El presentador intenta calmar a la Esteban cuando Lydia Lozano, desde el otro lado del plató, le escupe:

– En Tenerife no han olvidado esa gala, bonita, que todavía recuerdan el ridículo que hiciste.

Mientras Belén Esteban la mira con ojos furibundos y la nariz torcida para el lado contrario al que se operó, sobre la pantalla aparece un aviso: Rivero no lo sabe, pero Soria está en el plató…. En unos momentos en Sálvame.

Mientras las dos colaboradoras del programa se pelean se produce un corte publicitario. A la vuelta, Jorge Javier Vázquez y Paulino Rivero están acomodados en los putitronos. El presentador, sin ambages, le suelta a Rivero:

– ¿Hay alguna posibilidad de reconciliación?

– No lo creo. Soria me ha hecho mucho daño y sigue haciéndomelo [la cámara enfoca a Soria, en otra sala, que parece alterarse y niega con la cabeza].

– No se haga el mártir señor Paulino, tercia Matamoros, usted lo ninguneó durante todo el tiempo que duró su relación.

– ¿Yooooooooooooo?, se defiende Paulino.

-Sí, usted, responde Matamoros elevando el tono de voz. Ni una sola vez lo llevó en el helicóptero. Es o no es verdad, pregunta retador…

– ¡Eso es falso!, ¡me dijo que padecía de vértigo!

Jorge Javier Vázquez tercia en la discusión.

– Presidente, tenemos una sorpresa para usted… Hace una pausa dramática y grita un ¡cállense ya! a Lydia Lozano y a Belén Esteban que siguen peleándose en un rincón del plató.

– Presidente, añade conciliador… ¡Soria está aquí, en el plató y quiere reconciliarse!

Paulino Rivero da un respingo y mira a la cámara azorado: José Miguel te lo juro que yo no lo sabía…, balbucea y en ese momento Soria entra en escena sonriente.

Rivero se levanta cabreado y abandona el plató. Ocho guardaespaldas camuflados entre el público también se levantan y se marchan.

Soria pone cara de circunstancias y le confiesa a Jorge Javier Vázquez:

– Le he perseguido por todas las islas, pero no hay manera. Y le juro que he intentado llamar su atención. Está claro, quiere a otro…

La cámara enfoca a los colaboradores de Sálvame, serios y con cara de circunstancias. Luego emite un primer plano de Soria y una frase impresa sobre la pantalla: Soria: lo he intentado todo…

En ese momento, mi madre suspira en el sillón de al lado. Hacían tan buena pareja… dice con pena.

cruanovillalba@gmail.com

4 Comentarios

Clic aquí para publicar un comentario

  • Ola,
    Soy la Belén Esteban. Que sepas que te voy a de meter una quereya que te vas a cagar en las vragas. Yo soy mú amiga de la Lidia, a la que le hago tortillas de 10 güevos y eya me compra poyo conjelado para mi Andreita.
    Tu no tiene porque malmeter entre dos amigas. Con el Coto sí te pues meter, que le den por detrás.
    Hojito conmigo, e!!!