Sin categorizar

Busco novio. Por Javier Zerolo

A propósito de la presentación de un homosexual canario, Alejandro Sánchez, al concurso Gayvisión 2011, he logrado enterarme lo que supone, en cifras, el colectivo de gays y lesbianas. Los números que envían los organizadores son para tenerlos en cuenta y empezar a perder esos miedos de invasión trasera. Llegados a este punto de la crisis y con el futuro más negro que los testículos de un grillo, creo que será mejor buscar alternativas a lo que han sido hasta hoy, al menos para mí, las relaciones naturales hombre-mujer. Saber que en España hay más de tres millones de gays que gastan nada más y nada menos que 72 millones de euros al año, hace replantearse la pregunta clave: ¿y dará gustito una vez superado el dolor?

Son los “reyes del mambo”. Ni funcionarios, ni políticos (aunque… cuanto “maricón” en política oiga), ni sindicalistas, ni profesores. Ser gay asegura, según las cifras que han dejado a este machote en duda, tener unos ingresos anuales superiores a 25.000 euros. También aligera las cargas familiares y proporciona la posibilidad de compartir un afortunado caudal monetario con quien también lo tiene. Porque no conozco a gays que se casen con hombres. Hombres hombres, digo. Ni lesbianas que se casen con mujeres heterosexuales. Las uniones surgen entre gente que se conoce de atrás… desde lejos, siempre en la misma acera.

Alejandro Sanchez representará a Canarias en Gayvision 2011

El festival de la canción gay que se enmarca en una gran feria homosexual a celebrar próximamente en Málaga, puede ser una magnífica oportunidad, queridos lectores, para encontrar un macho con el que vivir en un piso de no menos de 140 metros cuadrados y, en la mayoría de los casos, casas que pocos pueden disfrutar. Con exquisita y costosa decoración, según esa encuesta a la que hacen referencia los organizadores de Expogays 2011. Así se llama el invento al que asistieron más de 15.000 visitantes el pasado año.

Un mercado emergente, con más perspectivas que cualquier otro. Por eso ya casi ni quedan stands y las habitaciones de hotel en la zona son difíciles de conseguir. Los gays quieren que “inviertan en ellos y que les tomen en serio porque tienen ganas de gastar en productos y servicios que los incluyan en las campañas publicitarias”. Y los fabricantes y empresas de servicios se han dado cuenta de ello.

Siguiendo con los números, me ha dejado realmente sorprendido –voy a escribir sorprendida para irme acostumbrado-, que sólo en doce países del mundo con alto poder adquisitivo hay entre 39 y 45 millones de consumidores gays, con un potencial de compra de un billón de euros. Tremendo poder. Y yo de culo y sin frenos… Me dejaré llevar sin mirar atrás. Busco novio.

PD: Candidatos enviar foto de cuerpo entero. Abstenerse interesados con tamaño del artefacto mayor a la media japonesa. Si yo voy a ser el hombre da igual.

Javier Zerolo

Etiquetas

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario