Canarias

REPORTAJE. ¿Qué ha sido del restaurante del Mirador Lomo Molino, en El Tanque?

Elblogoferoz / Redacción.-  El municipio de El Tanque se encuentra en el norte de Tenerife, entre los 400 y los 1.354 metros de altura. Tiene una superficie de 23,6 kilómetros cuadrados y, según la web del ayuntamiento y con fecha de febrero de 2004, el número de vecinos era de 3.123. Como hecho destacable, también detallado en su web, el municipio dispone de una de las mejores vistas de toda la costa norte de Tenerife. Y uno de los puntos desde donde mejor se puede observar estas vistas es desde el mirador de Lomo Molino, ubicado sobre el antiguo restaurante Escuela.

¿Qué restaurante? Muchos ya se han olvidado de él y a otros ni les suena. Es más, si se trata de buscar datos sobre esta instalación en Internet, ni en la web del ayuntamiento de El Tanque, ni en la web del cabildo insular, ni en la del gobierno de Canarias, ni en la de Hecansa (Hoteles Escuelas de Canarias, S.A., empresa pública) aparece actualmente ni una mención sobre esta instalación. Es como si a nadie le interesara ahora hablar de ella.

Los jardines están destrozados y las papeleras llenas de basura

Más de cien millones de las antiguas pesetas costaron al Cabildo unas instalaciones que se deterioran años tras año

El mirador de Lomo Molino está en una pequeña montaña situada cerca del casco urbano de El Tanque, y a pocos metros de la carretera que lleva a Tierra del Trigo. Es un edificio de planta semicircular, con un acristalamiento que rodea el restaurante –con unas vistas sobre la costa norte verdaderamente impresionantes- y cuenta con oficina, baños, jardines y amplios aparcamientos. Pero hay un responsable final de las instalaciones, y no es otro que el ayuntamiento.

Más de cien millones de pesetas que se deterioran. La construcción de esta instalación costó al cabildo insular de Tenerife la nada despreciable cifra de 618.000 euros, en el año 1997, y desde su inauguración no ha parado de pasar de mano en mano. Su construcción se inició en 1993 y acabaron cuatro años después, con un refuerzo a la inversión inicial a causa de un temporal que destrozó parte de las obras.

Las escaleras de acceso presentan este lamentable aspecto

Su primera actividad fue un restaurante escuela, dependiente de Hecansa. Aquello no tenía ningún futuro, El Tanque estaba demasiado lejos para cualquier alumno que no fuera del municipio, y finalmente en 2002 la empresa pública se desprende de la instalación. Tras un año sin actividad, el cabildo la arrienda a una empresa que, al no poder rentabilizarlo, finalmente la abandona. En el año 2004 el cabildo cede la gestión del restaurante y mirador al ayuntamiento de El Tanque. Un problema menos.

Empieza la pesadilla municipal. En 2004 el ayuntamiento logra que una empresa explote las instalaciones que, tras disfrutar de un par de años más o menos productivos, decide abandonar la actividad empresarial en 2009.

El pasado verano finalizó al concesión administrativa del restaurante, que volvió a manos municipales, que hasta ahora ha tenido cerrado solo ha permitido el acceso al mirador, totalmente abandonado y en lamentable estado.

Las pintadas son uno de los principales 'adornos' del mirador

Nuevo intento de revitalizar la zona. A principios de este año la corporación municipal intentó sacar a concurso la explotación de las instalaciones. Las pasadas elecciones y la crisis no han ayudado a mejorar la situación, y todo el complejo sigue en el más absoluto abandono.

Farolas rotas, jardines abandonado con plantas y árboles arrancados, cables pelados saliendo en todos los tubos y conexiones, escaleras rotas, pintadas por todos los lados, un panel de información víctima de actos vandálicos de todo tipo, y así hasta un largo etcétera que debería avergonzar a toda las instituciones implicadas ya que la imagen de nuestra isla no merece lo que en las fotos que acompañen este reportaje se aprecia.

Etiquetas